Un porcentaje muy alto de los clientes de nuestra asesoría empresarial en Valencia son empresas familiares. La empresa familiar, lejos de ser entendida como algo pequeño y manejable, tiene muchos retos adicionales. Desafíos más complicados de gestionar que los de las empresas no familiares. Y uno de esos retos es la gestión de los ciclos vitales de la empresa familiar.

¿En qué consisten los ciclos vitales de la empresa familiar?

Todas las empresas evolucionan en el tiempo. Sin embargo, la evolución entre las familiares y las no familiares es algo distinta, simplemente por el hecho de que son de propiedad familiar. Mientras que una empresa no familiar tiene el deseo de que el negocio prospere, una familiar tiene, además, la responsabilidad de dotar al proyecto familiar de una continuidad. Esto, que es una clara ventaja competitiva, también acarrea una serie de dificultades. Especialmente en lo que a los ciclos vitales de la empresa familiar se refiere.

La empresa familiar pasa por una serie de etapas derivadas de la evolución personal de la familia y debe adaptarse a ellas. Estas fases por las que pasa la empresa familiar comienzan en el nacimiento de la misma, promovido por el fundador. Este fundador deja en herencia (con o sin gestión) la empresa a sus hijos, lo que inicia una segunda etapa. Éstos, con el paso de los años, la dejarán en manos de sus respectivos hijos, donde entraríamos en las conocidas como ‘empresas de primos’, y así, sucesivamente.

Cada uno de los ciclos vitales de la empresa familiar tiene sus retos y aquí tenemos los principales:

El primer ciclo de la Empresa Familiar

El primer ciclo de la empresa familiar es aquel en el que el fundador ha iniciado la actividad empresarial y gestionado la misma. En esta fase, la principal preocupación del fundador es levantar la empresa. Levantarla y hacerla crecer. Pero de todo este primer ciclo, la parte más crítica es su última etapa: los últimos años del fundador.

En esa última etapa, lo ideal es que se haya designado un sucesor y se haya planificado la sucesión empresarial de forma progresiva. Como ya hemos visto en otros artículos, el sucesor va tomando el control de la empresa familiar, adquiriendo cada vez mayores responsabilidades. Paralelamente, el fundador va cada vez delegando más responsabilidades en el sucesor, hasta su jubilación definitiva.

¿Por qué es tan crítica y tan importante esta fase de primera sucesión? Porque marcará el futuro de la empresa familiar. Desde nuestra asesoría consideramos clave este momento y llevamos mucho tiempo ayudando a empresas familiares con esta planificación. Para ello, hace tiempo publicamos una serie de artículos que pueden ser de mucha utilidad, como por ejemplo:

Si hemos realizado correctamente la planificación de la empresa familiar, los problemas serán más sencillos de resolver. Como es obvio, no hay un manual de instrucciones válido para cualquier empresa. Sin embargo, la mayoría de los problemas se pueden prever y preparar soluciones antes de tiempo. Para ello es indispensable contar con el apoyo de nuestra asesoría.

El segundo ciclo de la Empresa Familiar

Los primeros años de la segunda generación también pueden ser algo complejos. De hecho, muchas de las empresas familiares no sobreviven a esta segunda generación. Razones hay muchas, pero desde nuestra asesoría ayudamos a las empresas a que adquieran los procesos adecuados para sobrevivir al paso del tiempo. Repetimos que la gran mayoría de los problemas por los que pasan las nuevas generaciones empresariales son previsibles.

En este segundo ciclo son los hermanos los que heredan la empresa. En muchas ocasiones, heredan también la gestión. Quizás unos hermanos en la dirección, otros en otras tareas diarias… Cada empresa tiene su propia estructura, pero el principal reto suele ser conseguir que los hermanos trabajen en equipo desde sus distintas posiciones.

Si la sucesión se ha planificado con tiempo, no suele ser un problema en el momento de la retirada del fundador. Los problemas suelen agravarse cuando la sucesión no ha quedado acordada o no se ha establecido un protocolo familiar. Por ello debemos estar atentos a los ciclos vitales de la empresa familiar y saber cómo adaptarnos a ellos.

La parte más positiva es que, los herederos, suelen tener características que no tenía el fundador. Por ejemplo, el acceso a los estudios universitarios y a una mayor formación en idiomas y tecnología. Todo ello puede hacer crecer la empresa en los años sucesivos si la gestión es adecuada.

El tercer ciclo de la Empresa Familiar y los ciclos sucesivos

Si los hermanos perfectamente pueden tener distintos modos sobre cómo gestionar la empresa, imaginémonos los primos. Llegados a este punto, son los hijos de varios hermanos los que trabajan en la empresa familiar. Conforme más herederos entran en el mapa familiar, más complicada puede ser la gestión de un negocio.

Especialmente, cuando hay diversidad de opiniones al respecto. Puede ser que unos primos quieran vender la empresa, que otros quieran estar al frente, que otros deseen que esté abierta pero gestionada por directivos externos… Para estos casos es muy útil haber establecido el protocolo familiar. Recordemos que los ciclos vitales de la empresa familiar son inevitables, van ligados a su propio concepto y hay que prever. Anticiparse siempre es la clave.

Además, en esta fase, la figura del fundador es mucho más difusa. Los hijos, generalmente, sí heredan los valores fundacionales que se les ha ido transmitiendo a lo largo de los años. Pero, ¿y los primos? La cosa puede complicarse algo más, por lo que dejar bien plasmados los valores de la figura del fundador en ese protocolo familiar es básico.

¿Cómo superar los retos de los ciclos familiares?

Como ya hemos comentado, no existen fórmulas estándar que puedan aplicarse a cualquier empresa. Los casos se analizan de forma personalizada. Sin embargo, la parte positiva es que la mayoría de los problemas relacionados con la sucesión familiar se repiten de unas empresas a otras. Esto nos da unos conocimientos que nos permiten anticiparnos a lo previsible. Y esa anticipación es la que nos va a permitir ayudarte en la sucesión o herencia de la empresa familiar, independientemente del ciclo vital en el que se encuentre.

Si desea contratar nuestros servicios, póngase en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia