Desde el blog de nuestra Asesoría empresarial en Valencia, seguimos con la serie de artículos sobre la sucesión o relevo generacional de las empresas familiares. La semana pasada hablamos sobre cuándo hay que empezar a planificar esa sucesión. Hoy hablaremos sobre cómo suele ser el proceso de sucesión familiar en las empresas a las que ayudamos, pero lo primero que hay que saber es que, aunque cada empresa es única, hay un protocolo que generalmente seguimos.

Podemos hablar de cuatro grandes bloques o fases:

  1. Diseño de la planificación, con la hoja de ruta del proceso sucesorio, la elección del perfil que buscamos en el sucesor -y la elección del mismo-, programando las acciones que vamos a seguir en el tiempo, cuándo desearíamos que fueran cumplicas y especificando bien qué deberá hacer en cada momento cada uno de los implicados, tanto el empresario como su sucesor y el resto de familiares o implicados en el proceso.
  2. Formación y preparación del sucesor, tanto a nivel académico como en los asuntos prácticos. Debe conocer bien la empresa, controlar cómo se trabaja en todos los departamentos, empezar a preparar las relaciones con clientes, socios y proveedores, establecer buenas relaciones con el resto de los empleados de la empresa y en definitiva, aprender todo lo que sabe el fundador, ganándose la confianza en todos los frentes.
  3. Traspaso gradual de la empresa, consistente en la delegación de responsabilidades de una forma progresiva, asimilando correctamente el cambio y con el apoyo total del empresario.
  4. Retirada parcial del empresario, en la que éste deja la gerencia en manos del sucesor pero está pendiente de las decisiones y de la gestión de la empresa, hasta que esta fase culminará con la retirada total del mismo y la incorporación total del sucesor.

Cada una de estas fases tiene su propia complicación. Nadie dijo que planificar la sucesión fuera fácil.

Mientras que lo más complicado es elegir al sucesor, la etapa más larga y costosa será la formación del mismo y la más determinante será la retirada.

¿Cómo sabemos realmente que el sucesor está preparado para tomar el relevo generacional de la empresa?

Cuando el fundador de la empresa o actual gerente está dispuesto y preparado para ceder la gerencia de la misma, cuando la preparación del sucesor sea suficiente para que el negocio pueda seguir funcionando sin él y que la propia empresa está preparada para asumir un cambio en la dirección.

fondo blog asesoria fiscal valencia ramon asociados