No es poco frecuente que un empresario (generalmente aquel que está empezando) tenga la siguiente duda. ¿Debo contratar una asesoría fiscal en Valencia o puedo optar por una asesoría online? Llegados a ese punto, sabe que necesita los servicios de una asesoría fiscal, pero no tiene claro si ésta debe ser física u operar únicamente online. Como es evidente, cada una de las alternativas tiene una serie de ventajas e inconvenientes. Nuestro primer instinto siempre sería recomendar una asesoría fiscal en Valencia, una asesoría presencial. Sin embargo, cada caso es único. Así que hoy vamos a ver cuándo nos interesa contratar una asesoría online y cuándo una presencial.

Vamos a dar por hecho que lo que se está buscando es una asesoría fiscal en Valencia. Sin embargo, la información que veremos a lo largo de este artículo puede generalizarse a cualquier ciudad española. Y lo primero es lo primero: ¿Cuál es la diferencia real entre una asesoría “tradicional” y una online?

¿Qué diferencia hay entre contratar una asesoría fiscal en Valencia o una asesoría online?

Una asesoría presencial o tradicional es, en líneas generales, “la asesoría fiscal de toda la vida”. Se trata de una empresa especializada en asesoría de empresas que cuenta con una oficina física, personal en plantilla, espacio para almacenamiento de la documentación de sus clientes y bastantes años de experiencia a sus espaldas. En cambio, una asesoría online es aquella que funciona de forma telemática. No cuenta con oficinas donde recibir a los clientes; se trabaja a través de un software, teléfono o chats virtuales. Normalmente, los datos se almacenan en la nube y es el cliente el que realiza las gestiones a través del software que le ofrece la asesoría. A la hora de elegir optar por una asesoría con presencia física o una con presencia únicamente online debemos tener en cuenta las ventajas de cada una de las opciones.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia

Ventajas de contratar una asesoría fiscal en Valencia

Una asesoría fiscal en Valencia puede ofrecer una mayor tranquilidad al empresario

Contratar una asesoría fiscal en Valencia, es decir, una asesoría física, puede ser un gran sinónimo de tranquilidad.

Podremos conocer a la persona que gestiona la fiscalidad de la empresa y eso vale su precio en oro. Lo más probable es que, a la larga, no debamos visitar las oficinas de nuestra asesoría fiscal muy a menudo. Sin embargo, saber que podemos visitarla nos da tranquilidad y la tranquilidad es precisamente una de las cosas que más se valoran cuando se trata de la gestión de una empresa.

Pero además, también es una cuestión de comodidad. Aunque las asesorías online están muy preparadas para el trabajo digital, a veces hay documentación que debemos (o preferimos) entregar de forma presencial. De hecho, muchos de los clientes de nuestra asesoría fiscal en Valencia son muy propensos a no querer que ciertos datos circulen por la red. A veces son ellos los que visitan nuestras oficinas. Otras veces somos nosotros los que nos acercamos a ellos. Ese trato personal, desde nuestro punto de vista, marca una gran diferencia. Sin embargo, los desplazamientos cada vez con menores, pues las asesorías tradicionales también envían y reciben mucha documentación de forma telemática.

La comunicación entre el cliente y su asesoría fiscal suele ser mejor

Por supuesto, en este apartado no podemos generalizar. Algunas asesorías que funcionan de forma digital ofrecen un trato personalizado a sus clientes. Sin embargo, en una asesoría presencial es mucho más probable que el cliente desarrolle una buena relación con su asesor. Hay casos en los que los clientes de asesorías online deben hacer frente a minutos esperando en un contestador automático. O incluso en un chat en red. Desde nuestro punto de vista, siempre es preferible poder comunicarse con una persona.

Repetimos que no todas las asesorías online funcionan del mismo modo. Algunas tienen el personal suficiente para poder atender personalmente a sus clientes y eso es lo ideal. Para nosotros, ningún cliente es un número y siempre se debe atender a sus necesidades.

Una asesoría fiscal en Valencia suele ofrecer los servicios que la empresa necesitará en el futuro

Por norma general, el momento en que se contrata una asesoría fiscal, en Valencia o no, es en el momento de iniciar una actividad empresarial. Cuando comenzamos la andadura, no sabemos hasta dónde llegaremos con ella. Por ello, a la hora de elegir una asesoría fiscal, siempre recomendamos que se tenga en cuenta el tamaño de la misma. Lo ideal es que cuando tu negocio vaya creciendo, pueda crecer con su asesoría fiscal y no tenga que cambiar de asesoría.

Quizás en el punto en el que ahora mismo se encuentre nuestra empresa únicamente necesitemos algún servicio. Sin embargo, es mejor que la asesoría que contratemos ofrezca lo que necesitaremos en un futuro: asesoría fiscal, laboral, mercantil, contable, consultoría empresarial, derecho concursal, asesoramiento jurídico… Eso sí, sin que tenga un tamaño tan desorbitado que nos haya sentirnos un número.

Algunas asesorías online ofrecen todos esos servicios. Sin embargo, es mucho más frecuente encontrarlos en las asesorías fiscales que operan de forma física. En muchas ocasiones hemos visto asesorías online que, pese a que anuncian que ofrecen todos los servicios, lo que hacen es subcontratarlos con otras asesorías online. Esa opción, para el cliente, puede ser algo arriesgada. Entendemos que, normalmente, el asesor online sabe en quién confía. Sin embargo, externalizar los servicios tiene una parte positiva y otra parte negativa y el riesgo es el principal inconveniente. Así pues, nuestra recomendación es que, si se va a contratar una asesoría online, uno se asegure de quién será el que preste cada uno de los servicios.

La personalización de los servicios y tarifas suele ser más sencilla en las asesorías presenciales

Algo que desde nuestra asesoría fiscal en Valencia consideramos imprescindible es la adaptación de las tarifas. Una empresa es un ente que evoluciona, y como tal, va necesitando diferentes servicios a lo largo de su vida. En nuestro despacho de asesores siempre ampliamos o reducimos nuestros servicios en función de las necesidades de nuestros clientes. De hecho, muchas personas no tienen claro qué es lo que hace un asesor fiscal. Para saber si necesitamos un servicio y exactamente qué necesitamos, es aconsejable que primero entendamos toda su labor.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia

Ventajas e inconvenientes de contratar una asesoría online

La principal ventaja a la hora de contratar una asesoría online es el precio

Que nadie da duros a cuatro pesetas es algo que todo empresario sabe. Sin embargo, las razones por las que las asesorías online son más económicas que las presenciales no tienen por qué estar relacionadas directamente con la calidad del servicio. En muchas asesorías online, las tarifas son más bajas es por el ahorro de costes: menos personal contratado, inexistencia de gastos de oficinas y almacenamiento físico, etc. Pero en otros, los gastos mensuales de la empresa son menores y pueden ofrecer tarifas más económicas. En otros, el servicio sí puede ser más deficiente, especialmente porque el personal tenga menos experiencia que en las asesorías tradicionales. Aunque no necesariamente tiene que ser así.

Sin embargo, antes de contratar una asesoría online desconocida, recomendamos que estudie las opiniones de los clientes. A veces, lo barato sale caro, y en materia de fiscalidad, puede salir muy, muy caro. Así pues, la empresa no debe contemplan el asesoramiento fiscal como un gasto, sino como una inversión. Online o presencial, deberemos contratar una asesoría que nos dé seguridad y tranquilidad. Y para salir de dudas, os ofrecemos este artículo sobre qué pedirle a tu asesoría fiscal.

Las transacciones pueden ser más rápidas a través de una asesoría online

En ocasiones, la rapidez puede ser una ventaja. Trabajar online puede hacer más rápidas las gestiones. Sin embargo, actualmente ya son muchas de esas gestiones las que la asesoría fiscal presencial realiza de forma online. Como comentábamos al principio, son pocos los clientes que visitan frecuentemente las oficinas de nuestra asesoría fiscal en Valencia. Lo normal es que los documentos se envíen a través de la red y se aceleren las transacciones. Los horarios de atención al cliente suelen ser más amplios en las asesorías que operan de forma online. Muchas de ellas cuentan con chats donde el cliente puede escribir sus dudas, incluso 24 horas. Pese a todo, en temas de asesoramiento fiscal no suelen producirse “urgencias”, así que es una ventaja que debe valorar el propio cliente.

Parte de la gestión documental suele correr por cuenta del cliente

Uno de los principales inconvenientes de la asesoría online está precisamente en el tiempo que le ocupa al propio empresario. Por norma, en la asesoría online la gestión de documentos suele ser realizada por el propio cliente. En negocios que están empezando, a veces el ahorro económico puede compensar ese sobreesfuerzo. Pero no olvidemos que cuanto menos tiempo tengamos que dedicar a este tipo de gestiones, más tiempo podremos dedicar a otros aspectos de nuestra empresa.

La mayoría de las asesorías online ofrecen al cliente un software que éste debe aprender a utilizar. Si nuestros conocimientos informáticos son avanzados, esto no tiene por qué ser un problema. Además, suelen incluir tutoriales para enseñar al cliente cómo usarlos. De nuevo, esto dependerá del tiempo que queramos (o podamos) invertir en esas tareas, es decir, de si nos compensa o no. Sin embargo, muchas veces se confunden dos conceptos: asesoría y gestoría. Una asesoría va mucho más allá que la función de “cumplimentar” papeles.

¿Cómo decidir si me conviene contratar un asesor en Valencia o una asesoría online?

Es una decisión que los socios de la empresa deben tomar en función de sus necesidades. Más que si la asesoría es presencial o digital, lo que importa es la seguridad que nos transmita. Hemos visto cuáles son las ventajas y los inconvenientes de cada modalidad, con lo cual, podemos decidir por nosotros mismos.

Evidentemente, tampoco es igual para un tipo u otro de empresa. ¿Eres un autónomo que emite cuatro facturas al mes y siempre a las mismas empresas¿ ¿O eres una empresa de producción de eventos que emite 100 altas y bajas de trabajadores cada mes? Cada empresa tiene sus necesidades de asesoramiento fiscal, laboral, mercantil, contable… Serán nuestras necesidades las que nos dicten qué opción es mejor para nosotros.

Si podemos permitirnos emplear parte de la jornada laboral en gestiones y no necesitamos asesoramiento especializado, podemos optar por online. Si lo que queremos es olvidarnos de las gestiones y que sea nuestro asesor el que nos vaya marcando el camino, probablemente funcionemos mejor con una asesoría presencial o tradicional.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia

Quiero cambiar de una asesoría fiscal en Valencia a una asesoría online, o viceversa. ¿Qué tengo que hacer?

Una de las partes más engorrosas de una empresa es el cambio de asesoría fiscal. De hecho, cuando hemos recibido algún cliente interesado en cambiarse a nuestra asesoría fiscal en Valencia, generalmente ha sido por una cuestión de descontento con su asesoría actual. Por norma general, nos gusta mantenernos estables mientras las cosas funcionan bien. Ante un cliente que quiere cambiar de asesoría fiscal, lo primero es determinar si ese descontento está justificado. Igual que cuando un médico dice a un paciente que tiene una enfermedad grave y éste quiere una segunda opinión. A veces, el segundo médico le volverá a decir lo mismo y el paciente se empeñará en no querer oír la realidad.

Lo mismo sucede con la asesoría fiscal. A veces, los empresarios creen tener una mala gestión por parte de su asesor fiscal y no es así. Por supuesto que hay otros motivos para optar por el cambio de asesoría fiscal, y ahora mismo vamos a estudiar uno de ellos. Realizar el cambio de asesoría online a asesoría presencial o viceversa.

¿Cómo es el proceso de cambiar de asesoría fiscal?

Lo más complicado de todo esto es decidir a qué asesoría fiscal en Valencia nos queremos cambiar. Una vez elegida, decisión tomada, se debe comunicar a la antigua asesoría. Ambas asesorías tendrán que comunicarse entre ellas y facilitar el proceso de cambio.

En el caso de nuestra asesoría fiscal, mantenemos el contacto con la antigua asesoría durante todo el proceso. Se debe auditar el material recibido, comprobar que esté correctamente contabilizado, impuestos presentados, altas y bajas correspondientes, cuentas anuales, etc. Si quedan asuntos pendientes por resolver, se determina con la antigua asesoría quién se encargará de ello y fijar plazos. La idea siempre es que el cliente no sea el que se vea afectado por el cambio.

 

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia