Encontrar la asesoría fiscal, laboral, mercantil y contable que más se adapte a las necesidades de tu empresa no es tarea sencilla. No necesitará los mismos servicios un autónomo que trabaja desde casa y emite pocas facturas que un grupo empresarial con 300 trabajadores. Depende de varios factores y por eso hoy os ofrecemos un artículo sobre cómo elegir una asesoría de empresas que se adecue a las necesidades de tu sociedad.

1. Una asesoría fiscal de confianza:

Lo primero y más importante es que tu asesoría empresarial te incite confianza. La seguridad es clave cuando se trata de la gestión fiscal y legal de nuestras empresas y los impuestos se deben presentar a tiempo (IRPF, IVA, Sociedades, IAE, Sucesiones…), las nóminas, contratos y Seguros Sociales se deben presentar correctamente, los balances de situación y la contabilidad deben garantizar que cumplamos correctamente con las obligaciones fiscales y mercantiles…

Es importante saber que, teóricamente, ante problemas con Hacienda, es el propio contribuyente el que debe hacerse responsable de los errores y el hecho de estar mal asesorado no te exime de una multa, un recargo o una penalización más grave. Los consejos del asesor fiscal no se consideran vinculantes y la Agencia Tributaria pedirá responsabilidades al contribuyente. Por tanto, repetimos: la confianza es clave a la hora de seleccionar nuestra asesoría de empresas.

2. Una asesoría fiscal responsable:

Por muchos conocimientos y años de experiencia que tenga nuestro asesor fiscal, es humano y puede equivocarse. Es importante saber que si nuestro asesor se equivoca, se responsabilizará de sus propios errores.

Como hemos mencionado, el fisco hace responsable directo al contribuyente y ya es decisión de la asesoría fiscal hacerse cargo o no de la sanción o de los intereses de demora. Es importante que la asesoría se haga responsable de sus propios errores y también que el cliente se haga responsable de los que son suyos. Por eso, una asesoría responsable es la mejor opción.

3. Una asesoría fiscal con presencia física:

Que la asesoría esté presente físicamente en tu propia ciudad. Si vives en Valencia y gestionas una empresa en Valencia, lo más recomendable es que tu asesoría se encuentre en Valencia. Para cualquier reunión, ante cualquier problema, siempre tendrás un espacio físico, un despacho en Valencia al que acudir. Si bien es cierto que los clientes de nuestra asesoría en Valencia no suelen visitar nuestras oficinas, nuestro despacho está abierto al público de lunes a viernes de 9:30 a 18:30 para que cualquier cliente pueda visitarnos si lo necesita.

En muchos casos, el problema de distancia se solventa con el desplazamiento del asesor a la empresa del cliente, lugar en el que puede verificar contabilidad, contratos, etc…

Ramon Asociados en Google Maps

4. El tamaño de tu asesoría:

Que la asesoría sea lo suficientemente grande para que, si tu negocio crece, puedas crecer con ella. Por mucho que todavía no necesites servicios como el asesoramiento legal, la auditoría o la consultoría en internacionalización de la empresa, tu objetivo probablemente sea seguir creciendo y entonces, si tu asesoría únicamente ofrece servicios de gestoría, laboral o contabilidad, tendrás que externalizar otros servicios en otras asesorías e incluso cambiar de asesoría. Pero no debe ser tan grande como para que te consideren un simple número.

Asegúrate de que realmente puedes crecer dentro de tu misma asesoría, de que pueda ofrecerte todo lo que vayas a ir necesitando mientras tu negocio crece. La asesoría fiscal debe poder aprovechar la normativa mercantil, fiscal y contable para seguir creciendo desde unas bases más seguras y eso sólo puede conseguirse si nuestra asesoría empresarial tiene el tamaño adecuado para adaptarse a nuestro crecimiento.

Algunas áreas como derecho concursal, mercantil, internacional, asesoramiento en fusiones y escisiones o consultoría empresarial son mucho más importantes de lo que se cree cuando uno va a iniciar una empresa. Si en alguna ocasión nuestra empresa atraviesa problemas financieros, un correcto servicio de asesoramiento concursal puede ayudarnos a que no derive en el cierre de la empresa, a negociar con los proveedores e incluso a minimizar los problemas de los socios y administradores en caso de liquidación de la sociedad.

Lo mismo sucede con el departamento de fusiones. Las empresas se deben adaptar al entorno cambiante y evolucionan constantemente, obteniendo sinergias entre empresas, uniéndose, dividiéndose en núcleos más pequeños y eficientes, aportando parte de sus activos a otras sociedades…

Y por tamaño de tu asesoría entendemos que los profesionales que la forman tengan unos conocimientos lo suficientemente elevados para atenderte en todo momento: que sepan de lo que saben y de aquello que deban consultar, para en todo momento atenderte de la forma en que mereces ser atendido.

5. Las tarifas de la asesoría se adaptan a tus necesidades:

Que los precios de los servicios se adecuen progresivamente a tus necesidades.

Quizás cuando contrataste los servicios de una asesoría emitieses 100 facturas al mes y actualmente, por cambios en el modelo de gestión de tu empresa, emites menos facturas pero estas son más elevadas. Tal vez, ante este cambio, no te interese pagar por un servicio en el que ellos te contabilicen las facturas que antes sí te interesaba pero ahora el número de trabajadores en nómina en tu empresa ha crecido y necesitas ampliar los servicios de asesoramiento laboral. La asesoría es quien debe revisar tus tarifas y ofrecerte variaciones en el precio que pagas por los servicios que te prestan.

En ocasiones, las más de ellas, contratas el servicio contable pero creces y ya no lo necesitas. Es tu propio departamento contable el que gestiona directamente esos apuntes. Es el momento de pasar al servicio de revisión contable y asesoramiento, con un coste asequible.

6. Una asesoría que te informe de los cambios de legislación:

Que te informen periódicamente de los cambios en la legislación y de cómo te afectan. En Ramón y Asociados informamos siempre a nuestros clientes de las novedades que les afectan mediante boletines enviados por los distintos departamentos (asesoría laboral, fiscal, mercantil, contable…), respondemos de forma personalizada a las dudas y consultas de nuestros clientes -y cuando son dudas generalizadas, también las respondemos a través de nuestro blog- y actualizamos nuestra página web con artículos y noticias que redactamos desde el despacho para que nuestros clientes puedan consultarlo libremente y cuando más les interese.

Captura de pantalla 2016-01-21 a la(s) 10.59.26

7. Una asesoría que se adapte a las necesidades de tu empresa:

Que el servicio sea personalizado. Cada empresa es única y toda asesoría que no se adapte a las necesidades particulares de cada sociedad tenderá a desaparecer. No se asesora del mismo modo a una empresa familiar de 7 trabajadores que a una cooperativa agraria formada por 100 socios cooperativos. Cada sociedad y cada empresa es un mundo y lo que vale para una puede no valer en absoluto para la otra.

8. Una asesoría que ofrezca consultoría empresarial:

Siempre es recomendable que la asesoría fiscal incluya un departamento de consultoría empresarial. Quizás ahora mismo creas que no lo necesitas, pero es muy probable que en un futuro eso cambie y necesites mucho más que una asesoría que se encargue del cumplimiento de obligaciones legales y tributarias. Analizar la viabilidad de un nuevo proyecto, asesoramiento para la consecución de financiación en una startup, valorar una empresa que ya existe, analizar la creación de alianzas estratégicas con proveedores y otros socios, asesoramiento para la expansión e internacionalización de tu empresa…

Por ejemplo, uno de los momentos en los que más vamos a necesitar un adecuado servicio de consultoría es el el momento de la sucesión de nuestra empresa. Se considera que una de las principales causas de la no continuidad de una empresa es la incorrecta planificación de la sucesión, es decir, de la continuidad de una empresa cuando el gestor se haya retirado, por lo que contar con una asesoría con departamento de consultoría es altamente recomendable.

9. Una asesoría que realice una correcta planificación fiscal:

Que el departamento de asesoría fiscal te realice una adecuada planificación fiscal a lo largo de la vida laboral de tu empresa y de la tuya propia como gestor, como autónomo. Debe diseñar una ruta fiscal en el tiempo de manera que la carga tributaria se minimice, dentro de la absoluta legalidad, y garantice que esa ruta optimizada evitará que el cliente tenga que pagar un céntimo de más pero que nunca pague un céntimo de menos, siempre teniendo en cuenta que la normativa en materia tributaria es cambiante.

10. Una asesoría adscrita a asociaciones de asesores fiscales:

Que los asesores de la empresa estén adscritos a alguna de las asociaciones de Asesores Fiscales existentes en España y cuenten con un seguro de responsabilidad civil que ofrezca protección tanto a la asesoría como al propio cliente.

El equipo humano de nuestra asesoría está adscrito a diferentes asociaciones como el Colegio de Economistas de Valencia (COEV), Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), Registro de Economistas Auditores (REA), Registro de Economistas Forenses (REFOR), Registro Oficial de Auditores de Cuentas (ROAC) y a la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA).

La pertenencia a esos colegios profesionales y asociaciones garantiza que los responsables del despacho de asesoramiento están al corriente de las novedades fiscales y los criterios jurisprudenciales tan cambiantes.

Si necesitas los servicios de asesoramiento fiscal, laboral, contable, mercantil, consultoría empresarial o auditoría en Valencia, ponte en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados,com, en el teléfono 96 316 90 35 o en nuestra página web

fondo blog asesoria fiscal valencia ramon asociados