En nuestra asesoría fiscal en Valencia, en muchas ocasiones hemos hecho frente a casos de fusiones y absorciones de empresas. De forma simplificada, podríamos decir que una fusión de empresas es la unión de dos (o más) sociedades, uniendo sus patrimonios, para formar una única sociedad, disolviendo las empresas independientes iniciales. Sin embargo, una absorción se produce cuando es una sociedad la que absorbe a la otra. Normalmente, esto sucede porque con anterioridad ya es dueña de la misma. Para alcanzar el éxito en estas reestructuraciones societarias, el primer paso es saber hacia dónde quiere ir la nueva empresa. Con esta información, la asesoría fiscal contratada para la ayuda en esta operación puede aconsejar a las distintas sociedades sobre cómo conseguir sus objetivos. Una de las claves del éxito es saber exactamente qué queremos obtener con esa fusión.

¿Qué factores garantizan el éxito en una fusión de empresas?

Como es obvio, no es posible determinar con exactitud todos los factores que pueden condicionar en el éxito de una fusión empresarial. Cada caso es único y por esta razón, en nuestra asesoría analizamos cada caso de forma personalizada. Sin embargo, sí sabemos algunas formas de evitar que nuestros clientes cometan errores.

Debemos estructurar la fusión de empresas en el tiempo

En primer lugar, nuestro asesor deberá ayudarnos a estructurar esta fusión en el tiempo. Los pasos deberán estar bien definidos y no adelantarse los unos a los otros. Se deberá primero pasar por una fase de planificación estratégica y organización, una fase de negociación y una última fase de transición donde se integrarán todas las empresas.

Sin embargo, en todo este proceso, la primera clave es la información. El asesor nos debe ayudar a verificar las empresas que van a ser objeto de esta reestructuración empresarial. Todas las empresas van a querer saber la realidad de aquella con la que va a compartir su futuro. Por este motivo, surge la “Due dilligence”, es decir, la verificación de las principales magnitudes de una sociedad. No únicamente deberemos estudiar el balance de la empresa. Deberemos conocer la situación laboral, legal, administrativa y fiscal de todas las empresa involucradas. Así, podremos analizar la operación y valorarla de forma objetiva.

Y por supuesto, no es la única información que debe ayudarnos a conseguir nuestro asesor fiscal. También debe conocer las restricciones legales y regulatorias y otros elementos que puedan condicionar el proceso.

Pero no sólo la información será importante. De hecho, muchas fusiones se dan entre empresas que son propiedad de un mismo socio. Por ejemplo, en nuestra asesoría de empresas hemos sido testigo en muchas ocasiones de un caso concreto. Un determinado empresario, a lo largo de su vida, ha ido constituyendo sociedades para negocios distintos. Lo ha hecho de forma poco estructurada y pensando únicamente en lo que le interesaba en cada momento, sin una perspectiva global de las mismas.

En cada una de esas empresas, se ha contratado un personal y destinado unos recursos concretos. A veces, hay trabajos que se repiten, funciones que podrían llevarse a cabo por un único equipo de trabajo, recursos que podrían usarse en varias empresas, etc. De esta forma, ha llegado a un punto donde considera que se debe ordenar el conglomerado de empresas que se fueron creando de forma no planificada. Así, decide fusionar todas o algunas de esas empresas.

¿Cuál es el papel de una asesoría de empresas en una fusión empresarial?

El papel de la asesoría de empresas es muy importante en este punto. Las leyes fiscales permiten la reestructuración empresarial a un coste fiscal prácticamente cero. Para que las operaciones de fusiones y absorciones pueden gozar de determinados beneficios fiscales, tendremos que consultar con nuestro asesor. Nos informará sobre qué beneficios existen y cómo conseguirlos.

Posteriormente, la asesoría de empresas elaborará los proyectos mercantiles. Esto quiere decir, especialmente, elaborar las normas que regirán la reestructuración empresarial. Éstas deben ser aprobadas por todos los socios. Las normas pueden ser de toda índole y todas ellas deben quedar completamente aclaradas. Si no, pueden suponernos quebraderos de cabeza incluso en algunos problemas que consideramos muy triviales, como por ejemplo, el código de vestimenta de la sociedad.

Unas veces es más sencillo que otras, pues las empresas tienen códigos y formas de entender las cosas más similares. Pero a veces son más contrarias y el asesor debe ayudar en esa mediación. Al fin y al cabo, lo que se busca en una fusión es conseguir la integración total de ambas empresas. Por ello, la fase de transición debe ser estable y hacerlo aplicando la estrategia diseñada.

¿Cómo trabaja nuestra asesoría fiscal el proceso de fusión o absorción de empresas?

Además es básico realizar las fusiones de forma que no interfieran con el día a día de la empresa. La fusión de empresas es un reto, pero debe permitir que se siga con el reto de la rutina empresarial.

Es importante recalcar una última cosa: pese a que nuestro asesor nos ayude a controlar toda la estrategia, ninguna teoría es garantía de éxito en una fusión empresarial. Cada caso se debe tratar de forma personalizada, o al menos, así lo entendemos nosotros en nuestra asesoría. Estudiamos cuidadosamente las empresas de nuestros clientes y les apoyamos de forma integral durante toda la estrategia.

De hecho, nunca nos atreveríamos a decir que es un proceso fácil. Todo lo contrario. Es complejo y, dependiendo de las circunstancias, puede llegar a ser muy largo. Además, lo que debemos buscar es llevar a cabo la operación con el menor riesgo posible, lo que conlleva hacer las cosas sin prisa.

Si desea más información sobre nuestro departamento de fusiones y absorciones o solicitar presupuesto, póngase en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia