Si bien es cierto que cualquier tipo de empresa puede utilizar la metodología ‘lean startup’, es en las relacionadas con un componente tecnológico donde más sentido cobra el concepto. ¿Qué es la metodología lean startup y por qué se ha hecho tan popular en los últimos años?

La metodología lean startup

Una startup, en general, crea un producto o servicio que no suele estar validado. Se trata de innovación tecnológica y por eso mismo, la incertidumbre es mayor que en otro tipo de negocios. Simplificándolo al máximo, el lean startup sería como salir a la calle a medir el grado de aceptación. Y la forma que nos propone esta metodología para hacerlo es mediante la producción de un Producto Mínimo Viable (PMV) que sirva para testear el mercado y comprobar su aceptación dentro del mismo.

Un producto mínimo viable es un producto que tiene las características necesarias para satisfacer a los primeros clientes. Serán ellos quienes nos darán el feedback necesario para el desarrollo final del mismo. Esto tiene un menor coste que desarrollar el producto al completo y ponerlo en el mercado. Y reduce el riesgo si el producto no funciona o necesita importantes mejoras.

La fabricación de un PMV no es algo inventado por Eric Ries, quien acuñó el término ‘lean startup’ por primera vez. Sin embargo, esta metodología tiene un componente de obsesión por el cliente que la hace muy destacable. Al final es el cliente el que consumirá nuestro producto, por lo que, todo lo que diseñemos será enfocado a él.

En este artículo trataremos de explicar la metodología lean startup, siempre teniendo en cuenta que cada empresa es diferente. Nadie nos ofrecerá nunca la receta mágica para que nuestra empresa tenga éxito. Sea una startup o sea una empresa más tradicional. Sin embargo, todas las metodologías lo que nos ofrecen son unas pautas generales que deberemos aplicar con sentido común. Este punto es importante, porque ni el lean startup ni cualquier otro método es útil para la creación de cualquier empresa. Lo que a una le funciona no tiene por qué funcionarle a otra y viceversa.

Entonces, ¿en qué consiste la metodología lean startup?

Lo que se realiza es un PMV que será probado por nuestro público objetivo mientras obtenemos datos sobre la aceptación. De este modo, se podrán implementar las mejoras necesarias antes de abordar el proceso de fabricación masiva o de invertir la cantidad necesaria para lanzar nuestro producto al mercado. Realmente, lo que se consigue es minimizar la inversión inicial mientras se valida el modelo de negocio.

Para las empresas más tradicionales, el plan de acción suele ser más clásico. Se realiza un plan de negocio, se busca la financiación para llevarlo a cabo y se lanza el producto al mercado. Ese producto funcionará o no. Lo que hace la metodología lean startup es alterar el orden de todo este proceso. Se diseña y se saca al mercado ese producto, en forma de producto mínimo viable. Este sistema es utilizado por la gran mayoría de startups antes de su salida real al mercado. De esta forma se reduce el riesgo en el lanzamiento de nuevos productos y servicios. Esta fase de validación lo que hace es aprender de las necesidades del cliente antes de haber fabricado masivamente los productos o el servicio.

Análisis de resultados y optimización del producto o servicio

Los tres pilares sobre los que se fundamenta la metodología lean startup son aprendizaje validado, experimentación y repetición. Hay una hipótesis, pero una vez el PMV es testeado por los consumidores, la hipótesis se convierte en hechos. Con el conocimiento que nos da esta fase de aprendizaje, podemos saber si estamos ante una buena idea de negocio. O si por contra, tendremos que alterarlo por completo.

Ante los resultados, se pueden dar tres escenarios principales:

    • Concluir que la idea está perfecta tal y como está, así que únicamente hay que seguir hacia delante. Esta opción no es la más frecuente, pues la mayoría de las veces la fase de testeo del PMV concluye en que debemos optimizar el producto.

    • Concluir que se deben realizar una serie de modificaciones que optimicen tu producto o servicio. En este escenario, toda la información recopilada nos será de una tremenda utilidad.

    • Concluir que la idea debe cambiarse totalmente.

¿Por qué el Lean startup es un método que no suele servir para cualquier empresa?

Las empresas que se crean alrededor de internet tienen unos costes distintos a las empresas físicas. Especialmente, si la startup lo que vende es un producto digital. No cuesta lo mismo realizar PMV de la fabricación de un smartphone que un PMV de una aplicación móvil. Una app tiene un coste de desarrollo que no se verá incrementado si se ofrece una muestra a 50.000 usuarios que lo probarán y testearán para ayudarnos a terminar de desarrollar el modelo de negocio. Sin embargo, entregar 50.000 smartphones para aplicar la metodología lean startup sería una inversión mucho más grande.

Llegados a este punto, creemos interesante recalcar que la posibilidad de testear con un PMV no quiere decir, de ninguna manera, que se deba proceder sin un plan de negocio pese a que el lean startup sea el mejor estudio de mercado que podamos realizar. Las posibilidades que nos ofrece no deben sustituir a la parte más tradicional de crear nuestro empresa. Al fin y al cabo, no nos debemos olvidar de que lo que se está creando en nuestras cuatro paredes es un negocio.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia