Ante la subida de la cuota de autónomos aprobada en los PGE de junio y que se hizo efectiva a partir de septiembre de 2018, se vuelve a abrir el debate sobre la cotización por ingresos reales del trabajador autónomo. La llamada cotización por tramos es uno de los retos del nuevo Gobierno y una de las demandas más solicitadas por el colectivo de los trabajadores autónomos. Sin embargo, aunque pueda parecer una medida obvia, no todo es positivo en este sistema de cotización por tramos y especialmente, no todos los autónomos están de acuerdo. Hoy vamos a explicar, en el blog de nuestra asesoría laboral, en qué consistiría el sistema de cotización por ingresos reales.

Cotización por ingresos reales o tramos

Mediante el sistema actual, los autónomos tienen la posibilidad de elegir su base de cotización estipuladas entre las mínimas y las máximas anuales. La mínima, tras los últimos PGE, nos deja una cuota mínima de 278,87 euros mensuales. Los problemas de la cotización mínima son, principalmente, dos:

  • Por un lado, se trata de una cuota que supone un problema para una importante proporción de trabajadores autónomos. Para aquellos con ingresos inferiores a 18.000 euros anuales y que, pese a hacer frente a ella, no les permite optar a coberturas que garanticen su contribución a un sistema de bienestar. Con ello, además, se impulsa la economía sumergida y la proliferación de trabajadores autónomos que deciden no darse de alta.
  • Por otro lado, aproximadamente el 65% de los autónomos cotiza por la base mínima, independientemente de cuál sea su nivel de ingresos. Esto implica que el 65% de los autónomos no cuentan con un buen sistema de protección ante enfermedades, jubilación o cese de actividad cuando en realidad están ingresando cantidades superiores al Salario Mínimo Interprofesional.

Pese a ello, el sistema de cotización por ingresos reales (o tramos), no acabaría con la posibilidad de algunos autónomos de cotizar por la base mínima cuando sus ingresos reales son superiores. La elección de la base de cotización seguiría siendo voluntaria para los autónomos. A diferencia de lo que sucede con los trabajadores por cuenta ajena, los trabajadores por cuenta propia podrían seguir eligiendo bases que nada tuvieran que ver con sus ingresos reales, lo que tiene efectos bastante negativos para ellos a largo plazo en cuestiones como las prestaciones por jubilación o incapacidad. Sin embargo, muchos autónomos siguen optando por ello porque desconfían de si realmente las prestaciones que recibirán en el futuro compensarán el sobrecoste que todo ello les supone. Lo que hacen, en muchas ocasiones, es recurrir a planes y seguros privados que compensen la poca protección que obtienen por parte de la Administración.

¿Cuáles son las intenciones del Gobierno ante la cotización de los autónomos?

El Ministerio de Empleo sí anunció la intención de implantar el tan demandado sistema de cotización por ingresos reales en el RETA. La medida, lo que propone, es que los autónomos no deban hacer frente a una cuota fija sino a una cuota que ascienda o disminuya en función de los ingresos. No es ninguna novedad que los autónomos suelen percibir ingresos variables en función de los meses y que la situación de la cuota a la que han de hacer frente no funciona correctamente. Sólo hay que ceñirse a las cifras mencionadas anteriormente: el 65% de los autónomos están muy desprotegidos ante situaciones de incapacidad laboral y su situación ante la jubilación es muy desfavorable respecto a los trabajadores que forman parte de otros regímenes de la Seguridad Social.

En octubre de 2017, cuando se aprobó la Ley de Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo, se habló de esa propuesta tan necesaria que, en septiembre de 2018, todavía no ha llegado. Sin embargo, las distintas asociaciones de trabajadores autónomos tienen distintas propuestas para ello.

cotizacion por ingresos reales 2

cotizacion por ingresos reales 2

Las propuestas de la ATA y la UPTA para la cotización por ingresos reales

La ATA y la UPTA presentaron conjuntamente la petición al Ministerio de Empleo tras pactar entre las dos principales asociaciones de autónomos. En la propuesta, los autónomos con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional, 635,90 euros mensuales, harían frente a una cuota de autónomos de 50 euros. Después, se hablaría de 5 tramos de base de cotización que oscilarían en función del beneficio neto de cada trabajador autónomo. De este modo, se busca beneficiar a los autónomos con menos ingresos pero mantener estables a aquellos cuya cotización se encuentra en los ingresos medios.

Uno de los principales cambios afectaría a los nuevos autónomos. En la actualidad, quienes se dan de alta por primera vez gozan de una tarifa plana de 50 euros mensuales durante los primeros meses, independientemente de cuál sea su nivel de ingresos. Con las reformas demandadas, ésta tarifa bonificada sólo estará disponible para los autónomos que tengan la necesidad de ello, independientemente del momento de su primera alta. Esto implicaría que quienes no alcancen el salario mínimo en sus beneficios (tras hacer frente a gastos derivados de la actividad e impuestos) se beneficiarían de la ayuda y únicamente deberían pagar 50 euros de cuota de autónomos. También, que aquellos que obtienen ingresos inferiores a 9.000 euros no deban pagar base de cotización.

En este caso, los tramos de cotización propuestos para la cotización por ingresos reales serían cinco:

  • Tramo de cotización 1: aplicable a aquellos autónomos que no superen el Salario Mínimo. En este caso, se gozaría de dos años con pago de 50€ mensuales y una prórroga de dos años más si se demuestra con declaración fiscal que no se ha superado el SMI.
  • Tramo de cotización 2: para aquellos autónomos cuyos ingresos anuales netos oscilen entre 10.302,6 (SMI) y 30.000 euros. La cuota sería la mínima actual, 278,87€, pudiéndose beneficiar de las bonificaciones actuales.
  • Tercer tramo de cotización: para quienes ingresen más de 30.000 y menos de 40.000 euros anuales, con una cuota mensual mínima de 357 euros.
  • Tramo cuarto de cotización: entre 40.000 y 60.000 euros de ingresos anuales netos, con una cuota mensual mínima de 416,91€/mes.
  • Tramo de cotización 5: para aquellos autónomos con ingresos mayores de 60.000 euros anuales netos. La cuota mínima sería de 556 euros.

Otra de las principales demandas está relacionada con la baja por Incapacidad Temporal. Actualmente, cuando un trabajador autónomo está de baja, sigue teniendo que hacer frente al pago de la cuota a la Seguridad Social. Las propuestas demandan que los autónomos que no puedan trabajar no deban tampoco hacer frente al pago de la cuota de autónomos.

Por último, se busca solucionar uno de los principales problemas actuales de los trabajadores y las empresas, que es el innegable crecimiento de los falsos autónomos. Las medidas buscarán fórmulas para controlar el autónomo dependiente y poder diferenciarlo del falso autónomo.

La UATAE propone una cotización por ingresos reales basada en 8 tramos

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores presentó al Ministerio una propuesta con ocho tramos de cotización, calculados entre los ingresos inferiores a 12.000 euros anuales hasta los superiores a 45.000. En ella, quienes ingresen menos de 12.000 seguirían cotizando por la base mínima pero con una rebaja del 50%.

Aquellos que ingresan más de 12.000 pero menos de 15.000 euros anuales estarían pagando, aproximadamente, un 25% menos que en la actualidad. Sólo aquellos que ingresen entre 18.000 y 24.000 euros anuales estarían pagando el 100% de la base mínima, es decir, la cuota mínima actual. A partir de ahí, aquellos que ingresen más de 24.000 euros verían incrementadas entre un 200% y un 350% la cuota mínima de autónomos, hasta la base máxima. La gran diferencia en esta propuesta vendría para aquellos que cotizan cantidades inferiores a los 18.000 euros.

¿Qué es lo que realmente opinan los autónomos sobre la cotización por ingresos reales?

Según ATA, aproximadamente el 60% de los autónomos se verían perjudicados por la cotización por ingresos reales. Pero según Muno, sería todo lo contrario: el 60% de los autónomos buscarían la cotización por ingresos reales. Ante dos perspectivas tan dispares, nos realizamos la siguiente pregunta: ¿A quién beneficia, entonces, la cotización por tramos?

Los principales beneficiados serían los autónomos que tienen ingresos inferiores a los que marca la base de cotización mínima. Esto es, aquellos que ingresan mensualmente cantidades inferiores a 932,70 euros mensuales. Hasta ahí, todo el mundo está de acuerdo en que se vean beneficiados quienes más lo necesitan, pues pagarían menos de lo que pagan actualmente y conservarían las mismas prestaciones. Además, este sistema probablemente acabaría con los autónomos que no se dan de alta porque sus ingresos mensuales no son suficientes y colaboran con la economía sumergida. Un gran porcentaje de aquellos que ejercen su profesión sin darse de alta dejaría de hacerlo si se aplicase la cotización por ingresos reales.

Siguiendo con las cifras y atendiendo a que el 75% de los autónomos cotizan por bases inferiores a sus ingresos, puede parecer que estos serían quieres se verían afectados negativamente por la cotización por ingresos reales. Es decir, que aquellos autónomos que tienen ingresos superiores a la base mínima serían los, aparentemente, más perjudicados, pues pagarían más de lo que pagan actualmente. Sin embargo, esto les proporcionaría más prestaciones y más seguridad de cara a su jubilación. La pregunta que muchos de ellos se hacen es si la subida les compensaría, o si seguirían prefiriendo optar por pensiones privadas y seguros que les protejan ante bajas temporales e indefinidas.

En futuros artículos estudiaremos cuáles son las razones que llevan a muchos autónomos a cotizar por bases inferiores a las de sus ingresos. Mientras tanto, si desea contratar nuestros servicios de asesoría fiscal y laboral, póngase en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia