Un plan de empresa o plan de negocio es un documento que recoge los objetivos de una idea empresarial para ayudarnos en la planificación y financiación del mismo. Básicamente, un plan de negocio es el reflejo, sobre papel, de lo que será la empresa.

Desde nuestra asesoría de empresas en Valencia, estamos creando una serie de artículos sobre cómo crear un plan de empresa que sea realista, viable y sobre todo, útil. Al fin y al cabo, su finalidad es definir cuál será el modelo de negocio y qué estrategias vamos a seguir, establecer la viabilidad económica del proyecto, conseguir la financiación necesaria, definir la imagen de la empresa y ofrecer la posibilidad de analizar el proyecto antes de ponerlo en marcha para conseguir respuestas importantes, como cuánto dinero necesitamos para empezar, cuánto tiempo tardaría en rentabilizar la inversión, quiénes son nuestros principales competidores…

En Ramón y Asociados llevamos más de 20 años analizando planes de empresa para negocios en la Comunidad Valenciana y aunque las necesidades siempre dependan del tipo de proyecto, lo mínimo que un plan de empresa debería incluir es lo siguiente:

Presentación del proyecto:

Breve descripción que aporte al lector una visión inmediata de todo lo que encontrará en las páginas siguientes. No sólo consiste en describir la actividad que llevaremos a cabo, sino en especificar los pasos que hemos dado hasta ahora para su desarrollo (incluyendo, evidentemente, si el negocio está o no iniciado), cuál ha sido la evolución del proyecto, las causas que nos han empujado a ponerlo en marcha, cómo nace el proyecto y especialmente, cuáles son las motivaciones para emprender la idea.

Además, debemos especificar cuáles son nuestros objetivos y cómo vamos a conseguirlos. Debe ser atractiva, para que invite a seguir leyendo el resto del documento y es el punto en el que nos podemos permitir más licencias para resaltar tanto los puntos fuertes del proyecto como el componente personal del mismo.

Contexto y entorno:

Es importante especificar, en este apartado, cuál es el entorno económico, sociocultural, normativo y tecnológico en el que se realizará la actividad de la empresa. Por ejemplo, para un centro de estética, una hamburguesería o un spa, es muy importante el crecimiento del mercado de la salud y la belleza, que afectará positivamente a los negocios relacionados con el cuidado y negativamente a las cadenas de comida rápida.

Presentación del equipo humano:

En algunos modelos de negocio, son los integrantes los que van a ser el valor real de la empresa y en otros, es un producto o un servicio innovador lo que destacará del resto. Independientemente de cuál sea nuestro caso, una de las secciones más importantes del proyecto es la presentación de los integrantes.

Deberemos presentarnos, uno a uno, especificando la función a desarrollar y destacando qué aporta cada uno al proyecto y qué hace especial a cada miembro. Su experiencia, su formación, sus valores humanos…

Descripción de los productos o servicios:

En este punto, se trata de explicar objetivamente qué es lo que vamos a vender, sean bienes o servicios, y cuáles son las características técnicas y comerciales de los mismos, es decir, explicar exhaustivamente la actividad de la empresa.

Estudio de mercado:

El estudio de mercado es inherente a absolutamente cualquier plan de empresa, independientemente de cuál sea la naturaleza del negocio. Es imprescindible saber, por un lado, quién es nuestro cliente (localización, rango de edades, nivel cultural, intereses, situación…) para saber dónde se encuentra y cómo podremos llegar a ellos.

También debe incluir quién es nuestra competencia, quiénes son y qué hacen, dónde están, cuáles son sus principales características, etc… y añadir qué diferencia habrá respecto a lo que nosotros ofreceremos.

Por último, debemos saber cuál es el estado actual del sector en el que vamos a iniciar nuestra actividad y así poder realizar el análisis DAFO correspondiente (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades del proyecto).

Plan de comunicación:

El plan de marketing o plan de comunicación es la especificación de las acciones de comunicación que nuestra empresa llevará a cabo para darse a conocer. Ya sea la creación de una página web y la promoción de la empresa a través de las redes sociales o contratación de espacios en cines, televisión o radio, debemos saber de qué presupuesto disponemos para publicidad y cómo la llevaremos a cabo (subcontratando una empresa, con recursos propios, etc…)

Plan de Operaciones o plan de producción:

Se trata de establecer cuál será la dinámica de producción o prestación de servicios, cuáles serán las necesidades, los proveedores, la forma de pago de los productos, las condiciones de suministro, la estrategia de almacenaje… es decir, un resumen de todas las cuestiones relacionadas con la organización y la técnica empleada para la prestación de los servicios o la fabricación de los productos.

Plan de Recursos Humanos:

En este apartado, trataremos de establecer cuál será el número de personas necesarias para la empresa, cuál será el organigrama, las funciones de cada puesto, si existirá la necesidad de contratar personal o el trabajo dependerá de los socios, cuáles serán los costes salariales (teniendo en cuenta el salario bruto y el coste de la Seguridad Social).

Plan económico-financiero:

Para evaluar la viabilidad económica del proyecto, es necesario realizar un plan económico-financiero que recoja toda la información financiera y económica relacionada con nuestro negocio. Sirve para analizar si el modelo de negocio reúne las condiciones de solvencia, liquidez y rentabilidad necesarias para la realización de nuestro proyecto.

Para medir la rentabilidad del negocio, debemos calcular cuáles son las necesidades de inversión inicial, es decir, cuánto debemos invertir para iniciar la actividad. (Acondicionamiento del local, mobiliario, maquinaria, equipos informáticos, elementos de transporte, patentes, arrendamiento financiero, software o programas informáticos necesarios, los gastos de constitución…) El plan también debe especificar cuáles serán los costes fijos, aquellos que no varían en función de nuestros ingresos (alquiler, transportes, comunicación…) y los costes variables (consumo de productos o materias primas, mano de obra directa…)

Generalmente, también es necesario incluir el Presupuesto de Tesorería, ya que, analizar la liquidez de la empresa es una de las partes más significativas del plan de empresa. De hecho, un negocio que es rentable puede terminar fracasando por falta de liquidez, así que es importante analizar la tesorería. La tesorería mide el flujo de dinero en la empresa (entradas y salidas).

¿En qué se diferencia la liquidez de la rentabilidad? La liquidez es únicamente la capacidad de hacer frente a los pagos, es decir, es la diferencia entre los cobros y los pagos. La rentabilidad es la diferencia entre los ingresos y los gastos.

Deberemos incluir los ratios del proyecto, que son cocientes entre variables significativas expresados mediante porcentajes que analizan la rentabilidad económica, la rentabilidad financiera, el punto muerto, la solvencia, el endeudamiento…

Plan jurídico formal:

Deberemos especificar cuál será el plan jurídico formal, atendiendo a los trámites para la constitución y para ponerla en marcha, es decir, conocer todos los trámites que debemos hacer ante los organismos oficiales, tales como el Ayuntamiento, el Ministerio de Hacienda, el de Trabajo y Asuntos Sociales…

Planificación temporal de la puesta en marcha:

Es importante especificar cuáles serán los trámites a realizar antes de poner en marcha el modelo de negocio (constitución de la sociedad, solicitudes de préstamos, licencia de apertura, compra de equipamientos, trámites laborales…) Se trataría de establecer un cronograma en el que especifiquemos qué pasos ya hemos realizado frente a los que nos quedan por realizar, es decir, determinar cuál es el estado actual del proyecto y hacia dónde va.

Como hemos advertido al principio, cada negocio es distinto y según nuestro modelo, deberemos resaltar unos aspectos, restarle importancia a otros o hacer más hincapié en determinados contenidos, pero en líneas generales, estas son las secciones que nuestro plan de empresa debería incluir.

En próximos artículos, veremos los errores frecuentes en los planes de empresa y algunos consejos en base a los planes de empresa que hemos estado evaluando a lo largo de estos años.

Si tiene cualquier duda o sugerencia o si necesita más información, póngase en contacto con el departamento de consultoría económica a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web:

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia