No es un secreto que muchas de las consultas que se realizan hoy día en internet son a través del teléfono móvil. Tampoco que muchas de las compras online se realizan ya desde estos dispositivos, así que no vamos a detenernos en explicar las razones por las que prácticamente todas las empresas deberían adaptar su web a la realidad convirtiéndolas en “mobile-friendly” o “responsive”. Partiremos de la base de que los lectores ya conocen las razones que nos llevan a adaptar el diseño de nuestra página web para que sea interpretable cómodamente en los smartphones.

Lo primero que debe hacer nuestra empresa, sea o no un ecommerce, es adaptar su página web a la versión móvil. Muchas de las webs ya realizaron este cambio, pero la adaptación al teléfono móvil de nuestra empresa va algo más allá. Para simplificar, diríamos que podemos optar por tres opciones de adaptación de nuestra web al móvil:

  • Modificar nuestra página web habitual para que esté optimizada tanto para las pantallas del ordenador como para las de los smartphones.
  • Crear una web con una URL específica para el ordenador y una URL específica para las pantallas móviles.
  • Crear una aplicación móvil (app) descargable para distintos tipos de sistemas operativos de smartphones.

La gran mayoría de las empresas que adaptan su diseño al móvil optan por la primera opción. No se debe generalizar, pero suele ser la más recomendada para las pequeñas y medianas empresas. Aunque como siempre decimos, cada caso es único y dependerá de muchos factores, pero optimizar la misma web para ambas pantallas suele ser más económico, más favorable al posicionamiento en buscadores y más cómodo para la gestión del contenido de la misma a través de la empresa. Por ello, es la opción en la que más detenidamente nos vamos a contrar.

Modificar y adaptar nuestra web para que esté optimizada tanto para los ordenadores como para los smartphones:

Para adaptarnos a la era en la que más de la mitad de las consultas y compras se realizan desde dispositivos móviles, debemos tener en cuenta cómo deberemos modificar nuestra web para ello.

Lo primero y principal es adaptar el diseño de la página web, sea o no una tienda online, para que pueda interpretarse cómodamente en un dispositivo móvil. Tipografías que puedan leerse claramente desde el móvil, tamaño de la fuente adecuado, diseño sencillo y centrado en el mensaje, adaptar el tamaño de los iconos y botones que el usuario se encontrará al navegar por la web… Se debe tener en cuenta la diferencia en el tamaño de la pantalla y especialmente, en el formato (horizontalidad de las pantallas de ordenador frente a la verticalidad de los teléfonos móviles).

Será importante también reducir la velocidad de carga de la página web. Ésta deberá cargarse lo más rápidamente posible. Influye por muchas razones. Primero, porque los buscadores suelen penalizar las webs que se cargan despacio, y segundo, porque los usuarios no son muy dados a perder tiempo en internet y cierran páginas que tardan en cargarse. Esto es especialmente importante cuando navegamos desde el móvil, pues estamos consumiendo batería, tarifa de datos, etc.

Se debe dejar el espacio suficiente entre los links de la página para que el usuario no presione por error en links en los que no desea entrar, ni deba aumentar manualmente el tamaño de la pantalla para poder presionar en los enlaces. Muchas webs todavía no tienen esto en cuenta y supone una experiencia frustrante para el usuario.

Recordemos que los buscadores suelen penalizar en su posicionamiento a las webs que no están adaptadas a diseño móvil. Google te ofrece esta prueba de optimización para comprobar si tu página web está o no optimizada para teléfonos móviles, lo cual es más importante de lo que parece, pues no penaliza únicamente en las búsquedas que se realizan desde el móvil sino también desde la pantalla del ordenador.

Si además nuestra empresa es un e-commerce, es decir, que vende online, la adaptación debe ser superior. Será imprescindible que el usuario pueda acceder al carrito de compra de forma automática a través de su smartphone. Esto implica que tenga las mismas posibilidades que si entrase en nuestra página web navegando desde el ordenador. También será importante no incrementar el número de pasos (el número de clicks) que el usuario debe hacer para comprar nuestro producto si compra desde el móvil. Es decir, que ambas experiencias de compra sean igual de cómodas para el comprador.

De entre las opciones más recomendadas en la adaptación de las páginas webs empresariales a los teléfonos móviles, nosotros destacaríamos el botón de ‘click to call‘. Se trata de ese botón que sugiere la imagen de un teléfono y que facilita que el usuario automáticamente pueda llamar a la empresa sin tener que abrir la opción y teclear el teléfono en sus móviles. Como siempre, cuantos menos pasos tenga que realizar un usuario para poder contactar con nosotros, más fácil será que se anime a realizar esa interacción.

En cuanto a cuestiones de geolocalización, también es importante que nuestra empresa esté presente en entornos como los Mapas de los smartphones o la aplicación de Google Maps. Cuando un determinado usuario realiza una búsqueda desde su teléfono móvil, el buscador tiende a mostrarle los resultados que más proximidad tienen en cuanto a su ubicación. De este modo, tener la empresa bien localizada en internet facilita que los usuarios nos encuentren desde sus teléfonos móviles.

Crear dos versiones de una misma página web o atreverse a desarrollar una app móvil:

Dependiendo ya de nuestro tipo de negocio, lo ideal sería crear una aplicación móvil. Esto tiene un coste de desarrollo mucho más elevado que adaptar la web a los dispositivos móviles, por lo que no es una opción recomendable para cualquier tipo de empresa. Lo que sí es cierto es que incrementa en gran medida la fidelización del cliente y lo cómodo de la experiencia de compra. Sin embargo, no funcionará si los clientes no conocen nuestra web de antemano, pues el usuario no acostumbra a descargar aplicaciones de forma indiscriminada. Ocupan espacio y tiempo en los smartphones, así que no es válido para todas las empresas.

Tampoco para todas las empresas es recomendable la creación de dos versiones, es decir, de crear un diseño específico para la versión web y otra para la versión móvil. El problema de esta opción es que, aunque para el usuario pueda ser más cómodo tener una web creada específicamente para el smartphone, no se mantiene la URL principal sino que se deben crear otras independientes para la versión móvil. Esto penaliza en el posicionamiento en Google, pues cuando existen dos urls, es mucho más fácil alcanzar las primeras posiciones en el buscador que cuando existe una sola. Es una opción recomendable para empresas que están muy, muy bien posicionadas en la red, que inviertan un alto presupuesto en publicidad en Google y que pueden modificar, actualizar y añadir el contenido por partida doble sin que esto suponga mermar la rentabilidad es su empresa.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia