A la hora de tributar en el IRPF, además de la estimación directa y la estimación simplificada, determinados contribuyentes pueden optar por la estimación objetiva, conocida popularmente como la tributación por módulos. Esta ofrece una serie de ventajas y simplificaciones que, de cumplirse los requisitos, puede ser interesante para pequeños comerciantes como hosteleros, taxistas, peluqueros, agricultores y ganaderos, etc.

El régimen de tributación por módulos puede ser más ventajoso porque evita el número de formalidades en la contabilidad del autónomo y no le obliga a pagar más si se incrementan los ingresos en un periodo específico, sino que su cuota se calcula en base a unos índices establecidos, es decir, a los módulos. La principal diferencia con los otros dos sistemas está en que no se pagan los impuestos en función de los ingresos y gastos, sino que hay una cantidad fija calculada en función de los indicadores con los que se determina el rendimiento de la actividad, lo que además, también, simplifica mucho la gestión contable y fiscal de los mismos.

Este sistema existe, especialmente, para esas actividades o negocios en los que resulta muy complicado realizar la declaración exhaustiva de todas las operaciones realizadas, y aunque su cálculo puede parecer complicado, al final simplifica las formalidades de esas pequeñas empresas.

¿Cómo se calcula la cantidad a pagar en la tributación por módulos?

El rendimiento se calcula en base a unos módulos (parámetros objetivos) que la Agencia Tributaria fija para cada actividad. Estos están relacionados con el número de trabajadores, la superficie del local, la población del municipio, la duración de la temporada de la actividad… y a todo ello se le aplica una serie de coeficientes de minoración y de índices correctores para calcular con exactitud cuál será la cantidad. Para que nos hagamos una idea de todas las variables que se analizan, la AEAT tiene en cuenta hasta criterios como el tamaño en metros de la barra del bar o la potencia energética contratada.

De este modo, no se pagan los impuestos atendiendo a la resta de ingresos menos gastos, sino de una estimación que atiende a todos los indicadores que se tienen en cuenta en la actividad y negocio específico.

Requisitos para tributar por módulos

Para poder tributar por módulos, es decir, por estimación objetiva, se deben cumplir una serie de requisitos que cada vez se han ido endureciendo para luchar contra el fraude fiscal. Actualmente, estos son los requisitos para tributar por módulos:

  1. Que la actividad desarrollada esté incluida en el Régimen de Estimación Objetiva sin que se rebasen los límites que esta establece para cada actividad determinada.
  2. Que el rendimiento anual del año anterior no supere los 250.000 euros. Este límite estaba previsto a ser reducido a 125.000 euros el 1 de enero de 2020, pero por el momento no se ha visto limitada.
  3. Que el volumen de compras del año anterior no supere, tampoco, la cantidad de 250.000 euros sin IVA. Esto incluye las adquisiciones de inmovilizado.
  4. Que la actividad desarrollada no se realice, ni parcialmente, fuera del ámbito de aplicación del IRPF (es decir, fuera del territorio nacional).
  5. Que no estén excluidos del régimen simplificado del IVA y que no hayan renunciado a regímenes especiales como agricultura, ganadería y pesca, Impuesto General Indirecto Canario, etc.
  6. Que el contribuyente no ejerza ninguna actividad, independientemente de la que nos ocupe, que se encuentre en régimen de estimación directa.
  7. Que el autónomo se haya acogido a uno de los tres regímenes especiales de IVA:  régimen simplificado del IVA, Régimen especial de agricultura, ganadería y pesca o Recargo de equivalencia.

¿Cuándo es interesante tributar por módulos?

Si los rendimientos objetivos que el sistema de módulos calcula son superiores a los rendimientos reales de nuestro negocio, no nos interesará. En ese caso lo que se hace es renunciar a la tributación por módulos y pasar a tributar por estimación directa. También lo será si el autónomo tiene muchos gastos que podrían ser deducibles posteriormente. En caso contrario, puede ser una alternativa interesante y deberíamos consultarlo con nuestro asesor fiscal.

El futuro del sistema de tributación por módulos

Lo más probable es que, con el paso de los años, la tributación por módulos termine desapareciendo. Desde hace ya casi diez años, la Agencia Tributaria viene incrementando las medidas para luchar contra el fraude fiscal, y entre ellos, modificando la tributación por módulos que, en determinados casos, favorecía que algunas empresas emitieran facturas por servicios no prestados a empresas que a su vez se deducían gastos no realizados. La tendencia será, probablemente, la modificación y cambio de los límites máximos de modo que el sistema de módulos quede únicamente para autónomos que trabajan directamente para particulares y con límites cada vez menores.

Si desea contratar nuestros servicios de asesoría fiscal en Valencia, póngase en contacto con nosotros a través de info@ramón-asociados.com o en nuestra página web:

asesoría en valencia

asesoría en valencia