Muchos de los usuarios que acceden a la web de nuestra asesoría fiscal en Valencia nos realizan la misma pregunta. ¿Cuánto cuesta contratar los servicios de asesoramiento fiscal? Es una pregunta a la que es muy difícil contestar sin tener una reunión previa con el empresario. Especialmente, porque las tarifas o el coste de contratar un asesor fiscal depende de muchos factores, como veremos a continuación.

Tarifas de la asesoría fiscal: cuánto cuesta un asesor fiscal

¿De qué factores depende el coste de una asesoría fiscal?

En España no existe normativa que regule los honorarios del asesor fiscal, por los que estos varían en función de cuestiones como los servicios prestados, el grado de especialización, la antigüedad de la misma, etc.

Por norma general, cuando alguien fija los precios de sus servicios, tiene en cuenta el tiempo que se va a dedicar a ello, el material o equipo humano con el que debe contar, la ubicación desde la que presta los servicios, el tipo de servicio y su especialización… Lo mismo sucede con el asesoramiento fiscal, laboral, mercantil o contable que proporcione una asesoría. Así pues, veamos los principales factores que influyen a la hora de fijar las tarifas de la asesoría fiscal:

Los servicios ofrecidos, el tamaño de la empresa, la actividad o el grado de especialización, principales factores a la hora de determinar el precio del servicio de asesoramiento fiscal.

En primer lugar, el coste de la asesoría fiscal dependerá de los servicios que el cliente pueda necesitar.

Como es evidente, no será igual el tiempo dedicado por parte de los profesionales de la asesoría a una empresa que únicamente necesita trámites fiscales como la declaración de los IVAs trimestrales y del Impuesto de Sociedades, que si esta necesita otro tipo de servicios, como pueden ser la asesoría laboral, mercantil, contable, judicial., servicios de consultoría empresarial, concursal, etc.

Lo que suele ocurrir en estos casos es que la asesoría brinda los servicios habituales por una tarifa estándar al cliente, y cuando estos necesitan otros servicios menos frecuentes o trámites más complejos, se factura aparte ese servicio.

En segundo lugar, depende del tamaño de la empresa que va a contratar los servicios.

No es lo mismo el coste de asesoramiento para una sociedad de tres trabajadores que se dedique a una actividad común, que una sociedad que requiere un exhaustivo control de nóminas desde el departamento de asesoramiento laboral, varios trabajadores de la asesoría a cargo de distintas áreas (fiscal, laboral, mercantil, judicial…) para adaptarse a las necesidades de la empresa, actividades con régimenes especiales de tributación, etc. Como es evidente, no será igual el coste de asesoría fiscal para un trabajador autónomo que únicamente necesita que la asesoría se encargue de la declaración de la renta y los IVAs trimestrales que si se trata de una empresa con un mayor número de trabajadores y que requiere un mayor servicio.

Y a mismos volúmenes de facturación, también puede variar el coste de los servicios. Para simplificar, pondremos un ejemplo un tanto exagerado: no es lo mismo que una empresa que facture 1 millón de euros en una única factura que ese mismo millón de euros en 10.000 facturas. Por ello, el tamaño y volumen de facturación inciden en el precio de la asesoría, pero es necesaria esa reunión previa con la asesoría para poder ofrecer un presupuesto algo más exacto.

Del tamaño de la asesoría fiscal también suelen depender sus tarifas, como nos podemos imaginar.

Contar con un equipo de profesionales que puedan abarcar las necesidades presentes (y futuras) de las empresas con las que trabajan es importante. Según los datos de junio de 2018, el INE afirma que en 2017 había más de 67.000 asesorías fiscales activas, de las cuales, el 83% se trataba de empresas de 1 ó 2 empleados. En nuestro caso, Ramon y Asociados forma parte del 17% restante de asesorías que cuentan con un mayor número de trabajadores. Esto nos permite combinar los servicios más habituales como el asesoramiento fiscal o laboral con otros como la asesoría concursal, internacional, compliance, fusiones, mercantil, consultaría empresarial…

Para tratar cada empresa de forma personalizada, que es lo que uno podría esperar de su asesoría fiscal, se necesita una plantilla capaz de ello. Capaz en cuanto a conocimientos y capaz en cuanto a tiempo material que dedicarle a cada cliente. Por ello, el tamaño y grado de experiencia del equipo del despacho influye directamente sobre el precio del servicio.

El coste de la asesoría fiscal también dependerá de la actividad de la propia empresa.

Algunos de nuestros clientes, por ejemplo, son sociedades en las que hay un gran baile de personal. Estas suelen ser empresas relacionadas con la hostelería, el turismo y el ocio. Tales como una discoteca que suele contratar a trabajadores de forma eventual, un restaurante ampliar plantilla en las épocas más turísticas, etc. Todos esos servicios de asesoría laboral para realizar los contratos, las nóminas, o las altas en la seguridad social varían mucho en función de la frecuencia y las necesidades de cada empresa. Lo más habitual es que el departamento de laboral de la asesoría facture dependiendo del número de nóminas que realice cada mes, altas, etc.

Otro de los factores que influyen enormemente en las tarifas o coste de una asesoría fiscal es el momento de la contratación, aunque pocas veces lo tengamos en cuenta.

Es mucho más común de lo que parece que un cliente busque un asesor fiscal cuando ya existe un problema. No ha contratado los servicios de asesoría fiscal y, llegado a un determinado punto, ha ocurrido un problema tributario o administrativo que tiene que solucionar con un asesor. Cuando esto sucede, el precio que se pagará por los servicios suele ser mayor. Nunca es igual de complicado prevenir un problema que solucionarlo, que requerirá un mayor número de horas y complejidad del trabajo. Por ello, el coste del servicio de asesoramiento puede incrementarse notablemente y es importante contar con asesoramiento especializado desde antes de la creación de la empresa.

Cabría también destacar el grado de especialización del asesor, que afecta en el precio del asesoramiento fiscal.

En determinadas actividades, es recomendable acudir a una asesoría fiscal experta en la materia. Se puede citar como muestra a las agencias de viajes. El Régimen especial de las agencias de viajes tiene un funcionamiento particular, con operaciones exentas, una base imponible concreta, unas obligaciones de facturación y registrales específicas… Es importante, en ese caso, que la agencia contrate a una asesoría que conozca ese funcionamiento particular y específico.

Por último, cabe recordar que las tarifas o el coste de contratar una asesoría fiscal dependerán también de la naturaleza de la propia asesoría.

Existen asesorías fiscales tradicionales y asesorías fiscales online. Las tradicionales son aquellas en las que el trabajo se desarrolla en un despacho en el que se reciben las visitas de clientes, se atiende personalmente a los empresarios, etc. Atendiendo a nuestras necesidades, nos puede interesar contratar un tipo u otro de asesoría fiscal.

Entonces, ¿Cuánto cuesta contratar una asesoría fiscal?

El coste del asesoramiento empresarial no se debe contemplar como un gasto, sino como una inversión. Se trata de una herramienta fundamental para la gestión económica, laboral y fiscal que toda empresa necesita.

Por un lado, supone un importante ahorro en materia de tiempo, pues el gestor de la sociedad no estará ocupándose de esos temas sino delegándolos en profesionales. También supone un ahorro importante en el sentido de que no tendremos que crear y mantener un departamento propio dentro de nuestra sociedad, sino externalizar ese servicio, con el ahorro que ello conlleva. Por no hablar de la seguridad. Dejar los temas tributarios en manos de expertos minimiza las posibilidades de cometer un error que después nos pueda costar mucho más caro.

Y tengamos muy, pero que muy en cuenta, que el mayor coste de una asesoría fiscal es una mala asesoría, un mal consejo. Pues el gasto fiscal que supone tributar mal, las posibles sanciones, es una de las causas más comunes de cierre de una pequeña empresa. Por ello no debemos escatimar en el coste de una asesoría fiscal adecuada a nuestras necesidades y que trabaje de forma profesional, por y para el empresario.

Si deseas contratar nuestros servicios de asesoría fiscal en Valencia, ponte en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web. Concertaremos una cita para que puedas explicarnos todos los factores arriba mencionados relacionados con tu empresa y poder ofrecerte un presupuesto personalizado de lo que te podemos ofrecer.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia