¿Cómo calcular el capital inicial para emprender un nuevo negocio?

Cualquier empresario que va a iniciar una nueva actividad empresarial, ya sea creando una sociedad o en solitario como autónomo, tiene una importante duda a la hora de empezar: ¿Cuál va a ser la inversión de mi negocio? ¿Cómo puedo calcular los costes iniciales que supondrá mi nueva empresa? ¿Cuánto necesito para ponerlo en marcha y mantenerlo activo los primeros meses?

Hacer un cálculo poco objetivo y realista puede suponer un grave problema, pues nos iremos encontrando imprevistos en el camino, y a no ser que contemos con una gran liquidez en los inicios de nuestra actividad, podemos incluso vernos abocados a cerrar el negocio.

Cuando un cliente llega con esta duda a nuestra asesoría empresarial en Valencia, se le analiza la situación de forma personalizada: cada empresa tiene sus propias necesidades y no nos gusta generalizar, pero en este artículo intentaremos dar una visión más global sobre el cálculo de los costes para iniciar una actividad empresarial:

Por norma general, en la mayoría de los nuevos negocios lo ideal es determinar cuánto necesitaremos para la inversión inicial y para los 12 primeros meses de actividad o para aquel periodo en que la empresa empiece a ser teóricamente rentable y así conocer si contaremos con ese capital de antemano y evitar el riesgo de tener que cesar la actividad de un negocio que sí es rentable pero que todavía no está produciendo la suficiente liquidez para mantenerse por sí mismo.

Por esta razón, es importante contemplar correctamente el apartado económico-financiero en nuestro plan de empresa, la sección que analizará si el modelo de negocio que tenemos ante nosotros reúne la solvencia, la liquidez y la rentabilidad necesaria para que sigamos adelante con ello.

Como es obvio, los costes iniciales dependen del tipo de negocio que vayamos a iniciar. No es lo mismo darnos de alta como autónomos y crear un estudio de diseño de páginas web en Valencia en el que trabajamos desde un espacio de coworking que supone unos gastos mensuales mucho más económicos que, por ejemplo, los costes de abrir un restaurante en Valencia donde tendremos que asumir gastos como una importante reforma y adecuación del local, un traspaso o la obtención de una licencia, sueldos de camareros, cocineros o pinches, electricidad, mobiliario… La inversión inicial es mucho más alta.

Los datos que deberemos saber para poder hacer un presupuesto de todos los gastos que tendrá nuestra nueva empresa son los siguientes:

¿Cuál es la cantidad mínima necesaria para abrir nuestro local o negocio?

Es decir, la inversión inicial para ponerlo en marcha, incluyendo en este apartado los gastos mensuales de los primeros meses, aquellos que calculemos que el negocio todavía no va a dar rentabilidad. En estos gastos incluimos la adecuación del local, mobiliario, maquinaria, software y equipos informáticos, medios de transporte, patentes, gastos de constitución, arrendamiento financiero…

De nuevo, las empresas en las que la compra de maquinaria sea una inversión importante tendrán necesidades financieras mucho mayores que aquellas que dependen únicamente del trabajo del empresario, como en muchas empresas de servicios, pero incluso en las sociedades que aparentemente menos inversión necesitan, deberemos contemplar gastos de local, mobiliario, software, maquinaria… ¿O acaso, aunque seas diseñador gráfico, quieres recibir a tus posibles clientes en el salón de tu casa? No es necesaria una gran oficina, pero sí un lugar donde puedas reunirte con tus clientes, bien en un alquiler íntegro para ti o en espacios compartidos o de coworking.

También deberemos valorar si nos compensa o interesa más empezar de cero o adquirir una franquicia, lo que a pesar de sus innumerables ventajas, encarece notablemente los costes iniciales con los cánones de entrada, los royalties, las exigencias de la propia firma en cuanto a las características y ubicación del local…

¿Cuál será nuestro ciclo de cobros y pagos?

En el comercio al por menor, se genera efectivo de caja a diario pues la diferencia entre la venta y el cobro es inexistente, pero en determinadas empresas, especialmente las fabriles, la firma puede tardar meses en recibir los pagos de sus clientes. Esto son los ciclos de cobro y pago. Si hay mucha diferencia temporal entre el pago y el cobro, faltará liquidez en caja para hacer frente a determinados pagos, así que la clave es calcular bien la necesidad que tendremos de activo líquido y analizar bien cómo serán los ciclos de cobro y pago.

¿Cuáles serán los costes fijos y variables de nuestro negocio?

Los costes fijos son aquellos que tendremos mes a mes, independientemente de si vendemos una unidad o un millón, como el alquiler del local, los medios de transporte, la comunicación, el personal indirecto, los gastos financieros, la compra de stock inicial para nuestro negocio…

Los costes variables son aquellos que sí varían en función de nuestro nivel de ventas, como la materia prima necesaria para la fabricación de nuestro producto o la mano de obra directa, los costes de envío de los productos…

¿Cuál es nuestro presupuesto de tesorería?

Muchos empresarios pasan por alto este apartado al establecer su plan de negocio y puede suponer un grave problema, provocando que nuestro negocio fracase por falta de liquidez. La tesorería analiza el flujo de entradas y salidas de dinero en la empresa y marca nuestra capacidad de hacer frente a los pagos.

Un negocio puede ser rentable pero no tener flujo de caja, lo que dificulta la supervivencia de la empresa, que tendrá que hacer frente a pago de proveedores, suelos de los empleados, materias primas…

¿Cómo va a ser nuestra financiación?

Tendremos que elegir entre financiación ajena o propia. Solicitar a terceros los fondos necesarios para comenzar la actividad o bien romper nuestra hucha e invertir los ahorros. También tendremos que elegir entre solicitar financiación a largo o a corto plazo, préstamos, pólizas de crédito… Un mix que no nos estrangule financieramente pero que tampoco nos haga incurrir en unos gastos financieros elevados.

Si está iniciando una nueva actividad empresarial en Valencia y desea contratar los servicios de una asesoría integral, póngase en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web.

fondo blog asesoria fiscal valencia ramon asociados