Hace poco, publicamos un extenso artículo sobre los modelos freemium en internet. Freemium, término anglosajón que fusiona lo free (gratis) con lo premium (de pago), representa uno de los modelos de negocio en internet más populares. Sin embargo, no es ni el único, ni tiene por qué ser el más rentable. De hecho, como ya pudimos ver en el artículo, es un modelo de negocio que puede ser bastante problemático. Hoy vamos a ver los tres modelos de negocio en internet más populares. Aquellos basados en la publicidad, los basados en el e-commerce y los basados en la intermediación.

Modelos de negocio en internet

Lo primero que hay que saber es que internet no está inventando nuevos modelos de negocio. Lo que hace es adaptar modelos de negocio tradicionales al mundo digital. Se salta, con ellos, algunas barreras que antes eran impensables y también surgen nuevos retos y complicaciones. Así pues, los tres modelos que veremos hoy han existido siempre, sólo que ahora se reinventan en el mundo .com.

Los modelos de negocio en internet basados en la publicidad

Uno de los modelos de negocio más frecuentes son aquellos basados en la publicidad. La mayoría de páginas web que consultamos utilizan ese sistema. Los contenidos son gratuitos y lo que genera ingresos a la empresa son los espacios patrocinados por los anunciantes. Lo vemos en muchos ejemplos diarios, pero vamos a centrarnos en uno de los más populares: las redes sociales.

La gran mayoría de ellas (Facebook, Twitter, Instagram…) son totalmente gratuitas para el usuario. Sin embargo, las marcas y empresas pueden publicar contenido promocionado (de pago) generando importantes ingresos para la red social. Lo mismo sucede con otro de los grandes sectores que basan su modelo de negocio en la publicidad: los medios de comunicación.

El problema de los modelos de negocio basados en la publicidad es que su efectividad depende de tener un tráfico de visitas muy elevado. O, si no es especialmente elevado, al menos deberá estar muy bien segmentado. De otro modo, es complicado que consiga los anunciantes que pagarán la publicidad que hará el negocio sostenible.

El principal punto fuerte de este modelo de negocio es que, si consigue atraer a un gran número de usuarios, las tarifas que obtenga por la publicidad serán muy altas. Sin embargo, el principal punto débil es el mismo. Se debe conseguir una gran red de usuarios fieles para que el modelo pueda ser sostenible, viable y rentable.

Los modelos de negocio en internet basados en las ventas o el comercio online

De nuevo, estamos ante una adaptación de un modelo de negocio tradicional al mundo digital. Al final, el comercio online es el comercio de toda la vida, pero que simplemente se realiza de forma electrónica. El que antes vendía ropa en su comercio físico, ahora lo hace también en su tienda online. Con la inversión del desarrollo de una página web, un dominio y un alojamiento puede incrementar sus ventas de forma exponencial gracias a internet. Sin embargo, se deben tener en cuenta otros factores como los gastos de envío, las posibles devoluciones (especialmente en comercios de zapatería y textil, donde únicamente no debemos vender un buen producto sino que le siente bien al comprador).

Lo que sí es cierto en este sentido es que las novedades vienen de la mano de todos los aliados que pueden utilizar. Algunos e-marketplaces como Amazon, Aliexpress, etc… ayudan a los vendedores más pequeños a que puedan competir en un mercado global. Antes, una chaqueta sólo podía estar en venta en un sitio, la tienda física. Gracias a internet, esa misma chaqueta puede estar en la tienda física, en la tienda online e incluso en distintos mercados electrónicos buscando ser descubierta por compradores potenciales.

Si estás pensando en empezar a vender en un e-marketplace, te recomendamos que eches un vistazo a este artículo.

Los modelos de negocio en internet basados en los intermediarios

Mucho se ha hablado también sobre los rentables modelos de negocio de Wallapop, Uber, Aribnb… Concretamente, desde nuestra asesoría fiscal hablamos detenidamente sobre ellos en este artículo. Se trata de empresas que no tienen en propiedad los activos que ofrecen, sino que son meros intermediarios. Al final, el gran valor de estas empresas consiste en la gran red de clientes que tienen.

Pensemos en, por ejemplo, la popular web de búsqueda de alojamientos Booking, que opera internacionalmente. Un usuario accede a Booking y selecciona una búsqueda: hoteles en Valencia. Le aparecen cientos de alternativas, de distintos precios, en ubicaciones variadas, de distintas estrellas… La oferta es interminable. Booking no cobra a los clientes (los usuarios) por ese servicio, sino que obtiene sus ingresos a través de la comisión que cobra a los hoteles por cada reserva.

Así, no dejan de ser meros intermediarios, como siempre ha existido, pero adaptados a la red. Lo que hacen es poner en contacto a la oferta (hoteles) y la demanda (huéspedes). Donde más podemos ver estos ejemplos es en los modelos de negocio tradicionales donde los intermediarios cobraban importantes comisiones. Inmobiliarias, agencias de viaje, reservas de vuelos…

De hecho, el principal punto fuerte de este tipo de negocios suele estar en el sector en el que opera. Cuando se trata de sectores donde las comisiones de los intermediarios eran muy altas, las probabilidades de adquirir un número elevado de clientes crecen enormemente. Sin embargo, el punto débil es que necesita tener una red de usuarios muy grande primero, para captar el interés de los proveedores. De lo contrario, el modelo de negocio se complica.

Si estás pensando en iniciar un negocio en Valencia, ponte en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia