Mucho, muchísimo, hemos hablando en este blog sobre la empresa familiar. Hoy hablaremos sobre la empresa familiar perfecta. Esa empresa familiar que tiene potencial para sobrevivir al paso de las generaciones, que genera un buen ambiente de trabajo y en la que no sobra ningún empleado. Así que, hoy queremos plantear un test muy sencillo para nuestros lectores. ¿Es tu empresa la empresa perfecta? Descúbrelo con estas 10 sencillas preguntas.

TEST: ¿Tienes la empresa familiar perfecta?

 

1 – ¿He planificado la sucesión de mi empresa?

Una de las características que tienen las empresas familiares que sobreviven al paso de los años es la planificación de la sucesión. Sólo el 15% de las empresas familiares llega a la tercera generación. Esto quiere decir que cuando un hijo hereda la empresa que fundó su padre, fracasa en el 85% de los casos. La empresa familiar es así de compleja. Sin embargo, planificar esa sucesión a lo largo del tiempo incrementa muchísimo las posibilidades de supervivencia. En la empresa familiar perfecta, el gerente empieza a preparar al sucesor años antes de jubilarse. Si quieres saber cuándo es el momento perfecto para empezar a planificarla, puedes leer este artículo.

2 – ¿Considero que mi empresa podrá sobrevivir sin mí?

Es una clave; una parte importantísima de la supervivencia de la empresa familiar. Hay empresas en las que el gerente no es importante de cara al público, pero hay otras en las que sí lo es. Por ejemplo, un despacho de arquitectura dirigido por un arquitecto de renombre. Si éste arquitecto (y empresario) tiene algún hijo/a licenciado en arquitectura, probablemente herede el negocio familiar. Sin embargo, muchos de los clientes que contrataban los servicios lo hacían por el arquitecto de renombre. En este tipo de empresas la sucesión tiene que cuidarse todavía más, haciendo hincapié en la fase relacionada con el contacto entre el futuro gestor y los clientes actuales. La “empresa familiar perfecta” sería aquella que podría sobrevivir sin la figura del fundador.

3 – ¿Tiene el sucesor los rasgos personales que hicieron triunfar la empresa del fundador?

Una respuesta afirmativa es casi tan importante en esta pregunta como en la de la planificación de la sucesión. Los valores de cada uno son únicos y se deben saber transmitir. Es una de las claves de la sucesión. Muchas veces damos por hecho que ciertos rasgos de la personalidad del fundaron han sido transmitidos por herencia. Pero no es así. De padres emprendedores no tiene por qué nacer hijos emprendedores. O trabajadores, o con capacidad de liderazgo, o con don de gentes… En este artículo te ofrecemos más información sobre qué buscar en el sucesor de una empresa familiar.

4 – ¿Ha aprendido el fundador de la empresa a delegar en sus sucesores?

Hemos explicado mil veces el proceso de planificar la sucesión en este blog. La delegación hacia los futuros gerentes debe ser progresiva. Pero debe ser. Muchos fundadores tienen miedo de pasar el testigo pues no saben si la empresa podrá sobrevivir a su marcha. Lo cierto es que sí se puede, pero se debe planificar y desarrollar esa sucesión. Debemos ir delegando poco a poco, hasta que todo esté preparado para nuestra retirada total.

5 – ¿Tienen las mismas reglas los empleados familiares que los no familiares?

En la empresa familiar perfecta, la respuesta siempre sería no. De gran importancia es saber hacer entender a los empleados familiares que deben tener las mismas normas que los no familiares. Por ejemplo, si las llamadas personales desde el teléfono de empresa están prohibidas, lo estarán para todos los empleados. Especialmente para los familiares, pues éstos deben dar ejemplo y ser responsables con su puesto de trabajo.

6 – ¿Existe la opción de despedir a un trabajador que es parte de la familia?

Una gran ventaja y un gran inconveniente en la empresa familiar viene provocado por la plantilla familiar. En el mejor de los casos, encontramos empleados más implicados y motivados. Pero también es cierto que suelen ser más confiados. El problema comienza cuando éstos consideran que jamás serán despedidos porque son familia. Nunca debe confiarse el trabajador familiar de que jamás perderá su empleo. No ocurrirá si hace bien su trabajo y respeta las normas, por supuesto, pero no debe sentirse ‘intocable’. Las situaciones de confort nos hacen relajarnos y la relajación no suele estar muy relacionada con el buen hacer. Tampoco consiste en que los trabajadores tengan miedo a perder sus empleos, lo que genera todavía peores consecuencias en cuanto al ambiente laboral. Simplemente, de que comprendan que su puesto es suyo porque se lo ganan día a día.

7 – ¿Todos mis trabajadores familiares generan rentabilidad a mi empresa?

Despedir a un empleado familiar es mucho más complicado que a uno no familiar. Es una cuestión de implicación emocional. Un despido en la familia es un problema gordo. Muy gordo. Por razones menos importantes han perdido el contacto primos y hermanos. Entendemos el problema que puede suponer, pero la empresa familiar perfecta es aquella en la que sólo trabajan los familiares cualificados. No es una ONG, es una entidad con ánimo de lucro y los empleados deben ser rentables. Un trabajador lo será siempre que genere más ingresos que gastos. Si tienes dudas acerca de la rentabilidad de la empresa, te las resolvemos en este artículo.

8 – ¿Tiene mi empresa posibilidad de evolucionar con las nuevas generaciones?

Si hay algo emocionante de las empresas familiares es la evolución que sufren gracias a los nuevos talentos. En la empresa familiar perfecta, los hijos podrían aportar cambios importantes. Esto quiere decir que el fundador deberá escuchar y valorar las ideas propuestas. Debe ser cauto, pero no debe ser conservador. Las empresas pueden (y deben) evolucionar. Sucesores experimentados en márketing, con idiomas, digitalizados, etc pueden aportar muchísimo valor añadido a cualquier empresa tradicional. Pero para ello, el fundador o gerente debe saber escuchar sin resistencia al cambio.

9 – ¿Está prohibido hablar de trabajo en las comidas familiares?

En este punto, la respuesta es bastante obvia. En la empresa familiar perfecta nunca se habla de trabajo en las comidas familiares. Ni cualquier tipo de reunión familiar. El tiempo de ocio debe ser tiempo de ocio para todo el mundo. ¿Tiene ganas de comer con su jefe la secretaria de un despacho de abogados? No. Tiene ganas de comer con su padre, tío, hermano, cuñado o primo. Así que, es importante respetar esa norma.

10 – ¿Cumplimos el protocolo familiar de la empresa?

La gran mayoría de empresas familiares cuentan con un protocolo familiar. Sin embargo, muchas de ellas, simplemente, no lo siguen. Lo aprueban con su asesor empresarial y después ignoran ese protocolo. Sin embargo, es un documento muy útil para prevenir conflictos familiares. Consiste en prever las posibles fuentes de conflicto y establecer cómo resolverlos. El protocolo dicta cómo será la entrada o salida de nuevos socios, los criterios de sucesión, las sanciones por incumplimiento del protocolo, la gestión diaria del negocio familiar… En la empresa familiar perfecta, todos los trabajadores familiares cumplen el protocolo.

Resultado: ¿Es mi empresa la empresa familiar perfecta o tengo algunos aspectos que mejorar?

 

Entre 8 y 10 SÍ – ¡¡Enhorabuena!! Tienes la empresa familiar perfecta. Todos los empleados familiares trabajan con implicación, la sucesión está preparada y tenéis buenas políticas para prevenir los conflictos. Las posibilidades de supervivencia al relevo generacional de tu empresa son muy altas.

Entre 5 y 7 SÍTu empresa tiene algunos aspectos que mejorar, también tiene muchos puntos positivos. Quizás debas comenzar ya a planificar la sucesión o establecer protocolos entre tus empleados. No sufras, todavía estás a tiempo de ponerte en manos de tu asesoría de empresas para manejar todas esas situaciones.

Menos de 4 SÍVamos a ser sinceros: tu empresa familiar dista mucho de ser perfecta. Te recomendamos que comiences a trabajar en todos los aspectos que hemos mencionado en este artículo. Especialmente, que contactes con tu consultor empresarial para empezar a buscar soluciones. Si continúas así, tu empresa familiar tendrá muchas posibilidades de no sobrevivir el paso de las generaciones.

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia