La semana pasada analizábamos los principales cambios en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en la Comunidad Valenciana. Estas medidas fiscales promovidas por la Generalitat Valenciana pretenden incrementar la recaudación fiscal a partir de 2017. Pero, ¿cómo afectarán a la Empresa Familiar en Valencia, Castellón y Alicante?

Entre los principales cambios en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, destacábamos que:

  • La reducción actual en las transmisiones intervivos o mortis causa comenzaría a aplicarse únicamente en las Empresas de Reducida Dimensión (ERD). Esto puede incrementar considerablemente la factura fiscal de aquellas que no son consideradas de reducida dimensión.
  • El límite del patrimonio total para obtener la reducción de hasta 100.000 euros por parentesco en las donaciones también se veía afectado. Anteriormente, la reducción se podía aplicar siempre que el patrimonio existente no superase los 2.000.000 euros. Con el nuevo modelo, el límite será de 600.000.
  • La bonificación del 75% desaparece por completo para el caso de las donaciones. Además, pasa a ser del 50% para el caso de sucesiones.
  • Se realizaba la asimilación legal a los cónyuges de los miembros de parejas de hecho.

Pues bien, surge una primera pregunta:

¿Cómo afectarán los cambios en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones a la empresa familiar en la Comunidad Valenciana?

Hasta hace unos pocos años, la tendencia era reducir los impuestos que gravaban la transición empresarial; desgraciadamente en estos momentos no se puede decir lo mismo.

A principios de noviembre, el diario Levante publicó un artículo bastante aclarador al respecto. En él se recogían las opiniones de dos de las principales asociaciones de empresarios de Valencia: la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y el Instituto Valenciano de la Empresa Familiar (IVEFA), donde se consideraba que se pone en peligro la continuidad de la empresa familiar.

Por el momento no es posible calcular cuál será el impacto real que estos cambios provocarán en la empresa familiar valenciana. Aún así, es evidente que las medidas afectarán directamente a las sucesiones y donaciones. Teniendo en cuenta que la empresa familiar crea más del 60% del empleo actual en España, es importante que, desde la Administración, se fomenten medidas que realmente protejan a los empresarios y trabajadores en vez de buscar incrementar la recaudación fiscal. A la larga, esto puede derivar en un menor número de contrataciones e incluso de un mayor cierre de empresas.

Vicente Boluda, presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, recalcó que considera que esta medida puede suponer “duplicar la carga impositiva”. En el contexto actual, incrementar los impuestos suele ser contraproducente. El desánimo y la incertidumbre son los peores enemigos de la economía. ¿No tiene más sentido reducir la carga fiscal de la pequeña y mediana empresa valenciana para que pueda seguir generando empleo y con ello, generar más riqueza?

Por nuestra parte entendemos que la Administración debe propiciar unas reglas de juego económicas claras y que el tejido empresarial sea de calidad, competitivo a niveles medio y altos y no en el bajo nivel.

En cualquier caso, todas las empresas debieran visitar lo antes posible a su asesor fiscal si es que desean que la sucesión empresarial, el tránsito de la propiedad de la sociedad a los herederos, sea lo más económica posible y se les pueda informar detalladamente de los cambios e indicarles qué medidas podrán tomar las sociedades para ajustarse a la normativa fiscal.

Si desea contratar nuestros servicios de asesoría fiscal o bien solicitar que le mantengamos informado de posibles cambios en la normativa fiscal de la Comunidad Valenciana para 2017, póngase en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web:

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia