Algunas empresas cierran sus puertas durante el mes de agosto y otras hacen turnos de vacaciones para continuar prestando servicio durante el verano. Sin embargo, un empresario sabe muy bien que no puede desatender su negocio durante 31 días y esperar que el 1 de septiembre todo siga como lo había dejado antes de marcharse. Hoy, os ofrecemos 10 consejos para mejorar la empresa durante las vacaciones.

empresa en vacacionesSEGUIR LEYENDO…

  1. Aprovechar las vacaciones para formarte en determinadas áreas de tu negocio puede ser una buena opción. En muchas ocasiones hemos comentado que uno nunca sabe todo sobre su sector, ya que las cosas siempre evolucionan y cualquier actividad está sujeta a novedades. Durante la rutina del año estamos atendiendo a nuestros clientes y no siempre tenemos tiempo para hacerlo, por lo que el verano es una buena época para apuntarnos a algún curso relacionado (si el curso o taller que deseas se realiza durante el invierno, probablemente puedas encontrar una alternativa online), leer algunos libros o revisar aquellos artículos de la prensa especializada que teníamos pendientes.

  2. Analiza objetivamente tu empresa y detecta aquellos campos en los que podrías mejorar. ¿Hay departamentos que no funcionan? ¿Productos que no tienen las ventas que esperabas? ¿Servicios que no te están ofreciendo una rentabilidad real? Durante el año, tenemos menos tiempo para plantearnos dudas sobre el funcionamiento de nuestro negocio y con la calma estival podemos dedicar un tiempo a la reflexión. Si lo deseas, puedes leer este artículo sobre por qué fracasan los negocios y comprobar que tu empresa no esté cometiendo esos errores.

  3. Una vez has detectado los puntos en los que te gustaría mejorar, plantéate una nueva estrategia en aquellos que has comprobado que flojean. Si tu empresa sí es rentable, ¿cómo crees que podría mejorar? Si hay departamentos que no funcionan, ¿qué podrías hacer para reavivarlos? Diseña qué cambios harás y cómo los llevarás a cabo desde una perspectiva realista y viable.

  4. Trata de mantener activos los canales de comunicación con los clientes. Revisar el correo electrónico durante una hora al día o actualizar los perfiles de tu empresa en las redes sociales dos veces por semana no debería quitarte demasiado tiempo estas vacaciones. Recuerda que cuando no estás presente, puedes programar tus publicaciones en algunas como Facebook, Twitter o Instagram. Del mismo modo que tú estás de vacaciones, la mayoría de tus clientes también lo están y por ello, disponen de tiempo libre para utilizar en internet. Si todavía no tienes perfiles en las redes sociales, elige en cuáles de ellas estarás y crea tus cuentas.

  5. Aprovecha las vacaciones para realizar los cambios necesarios a tu sitio web. Por una parte, tendrás disponible el tiempo que no tienes durante la época de trabajo y por otra, no tendrá la misma repercusión que tu página no funcione durante unas horas o que el correo electrónico se detenga durante ese plazo. Puedes aprovechar para analizar la estrategia de posicionamiento onpage de la misma, es decir, las cosas que puedes mejorar dentro de tu propia página web para posicionarte mejor en Google. ¿Todavía no tienes una página web? El verano sería un buen momento para hacerlo. Si no quieres crear una página web, recuerda que puedes vender online a través de los mercados electrónicos o e-marketplaces.

  6. Casi todos los negocios pueden crecer en función del networking que realice el empresario. Durante el año, muchas veces no tenemos tiempo de dedicar a buscar nuevos contactos o mantener la relación con aquellos a los que ya conocemos, por lo que el verano puede ser una buena época para ponernos al día. Dedicarle unas horas a nuestro perfil de linkedin es una opción, aunque lo más recomendable es quedar con nuestra red en persona, ya sea para un café, una cena o una cerveza. Todos tenemos más tiempo libre, así que es más probable que esa persona a la que llevabas todo el año intentando conocer pueda dedicarte unos minutos. No olvides que también puedes realizar video-conferencias a través de Skype en caso de que no estéis en la misma ciudad. empresa en vacaciones 2

  7. Si tu negocio se basa en un comercio online, podrás seguir vendiendo a través de tu página web durante todo el año, pero alguien deberá encargarse de preparar los envíos, mandar los productos o facturar las ventas. Si tus empleados están de vacaciones, deberás hacerlo tú o contratar a alguien que se encargue de ello durante las vacaciones. Recuerda que el verano es una buena época para incrementar tus ventas en internet, especialmente si se trata de productos de ocio y tiempo libre, moda o estética. Además, puedes dedicarle un tiempo a analizar estos 10 consejos para mejorar tus ventas online y ponerlos a prueba.

  8. Plantéate cómo podrías hacer crecer tu empresa durante los próximos meses o años. Puedes considerar crear una franquicia de tu negocio si crees que éste cumple los requisitos para ser franquiciable o puedes optar por tratar de internacionalizar la empresa. Piensa detenidamente sobre qué posibilidades de expansión tiene tu empresa y no te lances al vacío. Siempre debes consultar estas opciones con tu asesor empresarial y no creer que se trata de una estrategia que diseñarás en un mes sino un proyecto a largo plazo.

  9. Aprovecha para leer -o volver a leer- algunos de los artículos que hemos publicado en nuestro blog para mejorar las empresas. Desde aprender de algunos modelos de éxito como el de los emprendedores de Regalamos.es o revisar estos consejos para la supervivencia de la empresa familiar.

  10. Descansa. Todos necesitamos desconectar del mundo laboral durante algunos días al año, así que no olvides incluir tiempo para relajarte y disfrutar con tu familia y amigos, realizar algún viaje o disfrutar de la ciudad cuando más vacía está.  PORTADA ramon asociados asesoria fiscal laboral auditores