Si estás pensando en iniciar un negocio en Valencia o crear una empresa, ya sea física u online, las principales dudas que te vendrán a la cabeza probablemente sean las mismas que al resto de nuevos empresarios; las relativas a trámites, costes de inversión, ayudas y subvenciones, los impuestos y los incentivos fiscales…

Desde nuestra consultoría económica, os ofrecemos 10 consejos para los nuevos empresarios que quieran iniciar una empresa en Valencia.

Ten opciones para todo

En los negocios, siempre hay que prever que puede llover en pleno mes de julio y hacer calor en diciembre, aunque estemos en Valencia. Hay que estar preparados para cualquier imprevisto, tanto con la logística de nuestra empresa como con la liquidación. En el golf se suele decir “cuando llegue a la bola veré con qué palo le pego”. En los negocios, no. Hay que tener opciones para entrar y para salir.

Infórmate sobre todas las subvenciones y ayudas disponibles

Nuestro departamento de asesoría laboral informa periódicamente a nuestros clientes de las ayudas y subvenciones que gestiona la Generalitat Valenciana, como el cobro del pago único de la prestación por desempleo para iniciar una actividad, subvenciones para la contratación del primer trabajador o las ayudas para nuevos autónomos.

Ten siempre en cuenta que las subvenciones son incentivos económicos y nunca puedes considerarlas tu fuente principal de financiación. Plantéate que raras veces suele financiarse el 100% del proyecto, que las ayudas en ocasiones llegan con posterioridad a la inversión del empresario, que los plazos de concesión de las ayudas suelen ser largos y que en muchas ocasiones los requisitos son muy exigentes.

Conoce bien a quién vas a vender

Una de las partes más importantes a la hora de establecer nuestro modelo de negocio es saber muy bien quién es nuestro cliente. ¿Quién ya está comprando lo mismo que yo voy a ofrecer? ¿Hombres mayores de 40 años interesados por la economía y la empresa? ¿Mujeres menores de 30 años interesadas por el turismo de aventuras? ¿Personas de cualquier edad que tienen mascotas de una determinada raza, tamaño o peso?

La clave está en la segmentación: de nada sirve pensar que nuestro cliente es “todo el mundo”. Piensa bien en quién podría estar interesado en lo que tú ofreces, sea un producto o un servicio y analiza qué cosas le interesa, dónde se mueven, qué suele comprar, dónde y cuándo lo compra, cuánto, etc…

Ten en cuenta tu competencia indirecta

Uno de los errores más frecuentes que nos hemos encontrado mientras analizábamos planes de empresa de nuestros clientes es el de no encontrar un análisis de la competencia indirecta en ellos. La competencia directa es la que vende los mismos productos y/o servicios que mi empresa (por ejemplo, Coca-cola es competencia directa de Pepsi) y la indirecta, la que puede ser sustituto de mi marca sin ser el mismo producto y/o servicio (agua, zumos o batidos son competencia indirecta de Pepsi) porque satisfacen la misma necesidad.

Vamos a ver un ejemplo práctico: si tu idea es montar una sala de cine en Valencia, recuerda que tu competencia no sólo son las otras salas de cine que se encuentran en la ciudad. También competirán contigo las boleras (sí, los domingos la gente va a la bolera casi tanto como al cine), las series que se emiten en la televisión, las salas de conciertos, las obras de teatro… En definitiva, tu competencia indirecta son todas las alternativas que se disputan el ocio de la tarde del domingo en Valencia. Es decir, que tu competencia indirecta será el resto de productos sustitutivos que, pese a no ser como el tuyo, satisfacen la misma necesidad y debes tenerlo en cuenta a la hora de establecer tus estrategias empresariales.

¿Quién habría dicho hace algunos años que la principal competencia de las cámara de fotos digitales serían los móviles? No te olvides de analizar tu competencia indirecta.

Invierte en publicidad

No puedes abrir la puerta de tu nuevo comercio y esperar que los clientes vengan solos. Antes de iniciar la actividad, debes haber pensado cómo tratarás de dar a conocer tu negocio y cómo conseguirás que los clientes entren por la puerta.

Aprovecha el potencial de las redes sociales en la empresa y si no tienes mucho presupuesto para invertir en publicidad, intenta combinar el marketing online con algunas alternativas offline.

Establece unos objetivos realistas

Algunos negocios pueden iniciarse con poca inversión y otros requieren grandes cantidades de dinero. Lo ideal es plantearte un objetivo de financiación que vayas a poder cumplir, siempre teniendo en cuenta que posteriormente, tu empresa tendrá unos costes variables, una necesidad de liquidez o tesorería, unos gastos imprevistos…

La mayoría de proyectos que sí son viables pero fracasan suelen hacerlo porque no se empezó con el capital suficiente (bien por haber sido demasiado optimista en las previsiones de gastos, bien porque el empresario no dispone de liquidez para hacer frente a los pagos, bien por no haber calculado correctamente los costes variables de nuestra empresa…).

Analiza todas las formas de financiación de tu empresa

Las fuentes de financiación pueden ser innumerables. Desde la tradicional financiación por deuda (solicitar un préstamo en el banco que se pagará puntualmente con los intereses estipulados), la financiación por deuda pública (solicitando préstamos a través del ICO, el BEI, Argentaria, ENISA… ), la búsqueda de inversores o socios, el capital riesgo, la salida a bolsa en empresas con un capital social mínimo de 1,2 millones de euros…), la existencia de los Business angels (que pese a que invierten capital, su perfil suele ser más de mentor), los crowdfundings de microinversores para proyectos empresariales, como el caso de Pedro J con ‘El Español’

Busca, entre todas las opciones, la que más se adecua a tu negocio.

Infórmate sobre los incentivos fiscales

Además de la financiación más tradicional, también se deberá tener en cuenta los incentivos fiscales para empresas de nueva creación tanto en Valencia como en España, que suelen consistir en reducciones de la carga impositiva para los primeros años de ejercicio de actividades en el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas y el Impuesto sobre Sociedades. En estos casos, la mejor información es contratar los servicios de una asesoría fiscal.

Evalúa muy bien el espacio y la ubicación

Si vamos a montar una empresa física, la ubicación de la misma puede ser un factor clave en el éxito o fracaso de nuestra idea.

Por ejemplo, el gasto de iniciar un restaurante (proyecto de obra y apertura, obras de acondicionamiento, maquinaria, horno, adecuación del local a las normas de sanidad, extracción, equipamiento y mobiliario de cocina…) será un gasto fijo, independientemente de dónde esté situado nuestro local. Si nuestra inversión en infraestructura es de, supongamos, 30.000€ para un local de 150 m2, será la misma si nuestro negocio se ubica en el centro de la ciudad que en el extrarradio.

Evidentemente, lo que cambiará será el precio del alquiler del local, pero el salario de los trabajadores, la inversión inicial, los impuestos, los pagos a los proveedores… serán los mismos. ¿Tenemos más probabilidades de llenar nuestro restaurante si lo situamos en el centro de la ciudad? Pues entonces, deberemos valorar qué porcentaje de nuestro gasto mensual será el alquiler del local y si nos puede compensar aumentar ese gasto.

Una escuela de educación para la infancia podría considerar situarse en zonas nuevas de la ciudad, que suelen ser los barrios donde se construyen un mayor número de fincas residenciales, como la Ciudad de las Ciencias o las fincas residenciales de Nou Campanar, lugares y zonas preferidas por las familias que cambian de casa para iniciar un hogar.

Externaliza los servicios de legislación y asesoría económica

Si vas a iniciar una actividad empresarial, necesitarás tener en tu equipo alguien con conocimientos de consultoría económica, asesoría fiscal, legal, laboral, mercantil, contabilidad… Las grandes empresas suelen tener sus propios departamentos de economía, pero las empresas más pequeñas optan por contratar esos servicios a una asesoría económica.

Desde las consultas más pequeñas, como la elección de la forma jurídica o las gestiones para darse de alta como autónomo hasta la asesoría de los impuestos que deberá pagar tu tipo de actividad, los libros y estudios contables, la relación entre los administradores y socios, los contratos con los proveedores…

La asesoría económica es necesaria en todas las fases de su empresa y la elección de la misma es clave, ya que muchas sociedades terminan enfrentándose a situaciones decisivas como ampliaciones de capital, fusiones, internacionalización de la empresa…

Si estás en Valencia, deberías elegir una asesoría económica que esté en Valencia y que conozca la normativa tanto nacional como autonómica, así como las posibles subvenciones, el mercado en tu comunidad, etc. Si por el contrario deseas emprender en otro país, deberás contactar con una asesoría local que conozca cómo funciona el mercado en su propio país.

Si estás pensando seriamente en iniciar una actividad empresarial en Valencia, te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web:

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia