La adquisición de una nueva empresa puede ser una buena opción para ampliar nuestro negocio, ganar cuota de mercado, diversificar los riesgos o incrementar nuestra cartera de clientes. Adquirir una empresa o una unidad de negocio de una entidad que ha presentado un concurso de acreedores puede ser una gran oportunidad de crecimiento. Pero mucho antes de plantearnos la opción de comprar una empresa en proceso concursal, debemos saber si realmente nos interesa adquirir una empresa que está cerrando sus puertas.

Del mismo modo, el empresario que atraviesa graves problemas financieros en su empresa no tiene por qué liquidar la misma, sino que puede plantear la continuidad del negocio mediante un concurso de acreedores correctamente planificado y gestionado. Puede parecer, a priori, un sistema ventajoso para comprador y vendedor, pero depende de innumerables factores que se deben tener en cuenta.

En nuestra asesoría empresarial, llevamos dos décadas asistiendo a empresas desde las dos perspectivas, tanto la del empresario que debe dejar su empresa debido a sus problemas financieros y busca minimizar los problemas con los socios y administradores y la del empresario que quiere adquirir un negocio en proceso de liquidación para impulsar el crecimiento del suyo propia. Por ello, sabemos que aunque la mayoría de las empresas que entran en proceso concursal terminan cerrando sus puertas, las opciones para mantenerla abierta en manos de un nuevo gestor dependen directamente de las soluciones que nuestra asesoría empresarial pueda aportar al proceso concursal de la empresa.

En el artículo de hoy, nos centraremos únicamente en la perspectiva del empresario que quiere adquirir una empresa con dificultades que ha presentado un concurso de acreedores y en el próximo, analizaremos la situación desde la perspectiva contraria: cómo y por qué vender una empresa en crisis.

LA INVESTIGACIÓN ANTE UN PROCESO CONCURSAL:

¿Cómo y por qué comprar una empresa en crisis?

Las razones para adquirir una empresa en proceso concursal son claras: la compra es más ventajosa que la de una empresa que sí funciona, pues la entidad se encuentra en plena liquidación, adquiriendo el nuevo comprador el material, la maquinaria, las oficinas o locales de la empresa, los contratos con los proveedores y con los trabajadores, la cartera de clientes, etc. a un precio mucho inferior que lo que pagaría por adquirir, de nuevas, toda la infraestructura para llevar a cabo su actividad empresarial.

Cuando un negocio entra en proceso concursal, se trata de proteger, mediante la aplicación de la Ley Concursal 22/2003, de 9 de julio, los intereses de los acreedores Puede que la solución a la empresa sea su liquidación, puede la mejor alternativa sea mantener la actividad de la empresa pero en manos de otra gestión completamente diferente o bien darle otra oportunidad a los anteriores gestores mediante la quita y espera oportuna. Sin embargo y pese a todas las ventajas, la mayoría de las empresas que entran en el proceso terminan cerrando su actividad sin haber conseguido un nuevo dueño. Una de las razones son las dudas que genera este proceso y el que la mayoría de las entidades afectadas no se acogen a la Ley Concursal hasta que es muy difícil solucionarlo.

Lo principal para el posible comprador sería saber por qué la empresa está concursada.

asesoria valencia derecho concursal 2

El primer paso para ello es el Due Diligence, es decir, la firma de un acuerdo de confidencialidad entre ambas partes para analizar las cuentas y resultados de la empresa concursada, comprobando el estado de los activos materiales, la relación con los clientes actuales de la empresa, el estudio de los estados financieros y de las obligaciones financieras, las relaciones con el personal de la empresa, etc. También se analizan las deudas con la Seguridad Social, que aunque no suelen ser transmisibles, puede haber diversidad de opiniones en el juzgado de lo Mercantil y tener que ser consultado a la Audiencia. La viabilidad económico-financiera de la operación debe quedar muy analizada, racionalizando las decisiones y preparando un convenio realista.

El proceso de investigación es importante y deberemos dejarlo en manos de una consultoría empresarial que cuente con un departamento especializado en Derecho Concursal.

De hecho, los principales riesgos que asume un empresario al adquirir una empresa concursada es la adquisición de deudas y obligaciones de la empresa que harán inviable el sostenimiento de la misma. De ahí que el Due Diligence sea realizado por una asesoría empresarial capaz de auditar las obligaciones financieras y no financieras de la empresa. En nuestro caso, analizamos si realmente la adquisición de una empresa en proceso concursal cumplirá los objetivos de nuestros clientes, ya sean incrementar sus ventas, obtener una mayor cuota de mercado, diversificar los riesgos, aumentar cuantitativamente los clientes de su empresa… y especialmente, en cuánto tiempo se habrá recuperado la inversión realizada al comprar la empresa.

Tras analizar las razones de la venta de la empresa, surge una nueva duda: ¿Seremos capaces de levantar una empresa que otro gestor experimentado no ha podido mantener? Tal vez el nuevo gestor, un empresario experimentado en el mismo sector o actividad, sí tendría los contactos necesarios, el personal experto, el conocimiento o know-how para gestionar mejor el negocio, la reputación de la marca o la infraestructura necesaria. Si por el contrario nos encontramos frente a un empresario que quiere emprender por primera vez, el emprendedor debe ser consciente de que ha de tener algún plus que la anterior gestión no tenía. Una red más amplia de contactos, un know-how más profundo, una cartera de potenciales clientes más amplia y sobre todo, una estrategia de gestión distinta a la que tenía actualmente el negocio.

Adquirir una empresa en proceso de liquidación concursal puede ser una buena estrategia de crecimiento y expansión de nuestra empresa, pero el proceso debe ser encargado a una asesoría empresarial con un departamento de Derecho Mercantil.

Si desea más información o contratar nuestros servicios, póngase en contacto con nosotros a través de info@ramon-asociados.com o en nuestra página web:

asesoría fiscal en Valencia

asesoría fiscal en Valencia