Muchos autónomos, empresarios y emprendedores se embarcan estos años en la aventura de la venta online. Desde nuestro departamento de consultoría económica, estamos preparando una serie de artículos sobre cómo empezar a vender online.

Hoy, vamos a hablar sobre los e-marketplaces frente a las tiendas propias.

¿DEBERÍA CREAR MI PROPIA TIENDA ONLINE O VENDER LOS PRODUCTOS EN UN MERCADO ELECTRÓNICO?

Un mercado electrónico, e-marketplace o marketplace online es un mercado virtual donde distintos usuarios venden productos dentro de la propia plataforma, siendo ésta la que aporta la tecnología para permitir la compra venta pero siendo los usuarios del portal los que venden -y compran- los productos.

Casi todo el mundo ha comprado alguna vez algo en Amazon, eBay o Etsy. Probablemente no recuerdes qué tienda te lo vendió. Sólo sabes que entraste en la plataforma, escribiste el término de búsqueda y tras encontrarte con varias ofertas, decidiste comprar un DVD de un vendedor irlandés que tardarste unos pocos días en recibir a domicilio. En eso consisten los mercados electrónicos, en poner en contacto a compradores y vendedores de forma que los empresarios no tienen que invertir en publicidad o tener conocimientos específicos sobre marketing, pueden acceder a los clientes de las plataformas a cambio de la comisión que ésta te cobrará por cada venta.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE VENDER EN UN MARKETPLACE ONLINE

Imagínate que eres un vendedor artesanal que vive en Valencia y ofreces pulseras, pendientes y abalorios desde hace años en una pequeña tienda física. Hoy has decidido empezar a vender a través de internet pero tienes una duda importante: ¿Por dónde comienzo? El paso lógico sería realizar unas cuantas fotos bien hechas de tus productos y crear una página web con el nombre de tu tienda.

Aquí deberás considerar no sólo el correspondiente gasto en alojamiento y dominio, sino que el diseño y programación de la página debe incluir un carrito de compra y ciertas medidas de seguridad -recuerda que tus clientes están entregándote datos confidenciales-, así que probablemente tengas que contratar un programador para que te lo haga.

Vale, ya tienes hecha tu página web. Ahora tendrás que descubrir cómo vas a darte a conocer entre el público. Ahora mismo estás en la página 167 de Google bajo la búsqueda ‘comprar pulsera hecha a mano’ y es muy difícil que tu público potencial te encuentre. Sin embargo, en la primera página de google te encuentras con Dawanda.com, un e-marketplace especializado en objetos artesanales, hechos a mano y el tan de moda DIY. ¿Por qué no crear una tienda virtual en Dawanda y vender ahí tus productos?

Aquí nos encontramos con uno de los primeros inconvenientes: la plataforma se quedará una comisión por cada venta que tú efectúes, pero las comisiones no suelen ser elevadas y te permite llegar a un mayor número de clientes potenciales, si bien es cierto que la competencia interna en los marketplaces online es voraz. Si escribimos ‘pulsera de cuero’ en Dawanda, nos encontramos con 5.000 resultados de búsqueda, por lo que tampoco tenemos la certeza de que quienes entren al portal en busca de pulseras de cuero terminen viendo nuestro producto.

Captura de pantalla 2015-03-23 a las 11.00.47

También tienes que tener en cuenta las comisiones de la plataforma de pago, ya sea mediante tarjeta de crédito o vía Paypal, aunque este es un gasto que tendrás independientemente de si vendes en tu propia tienda online o en un e-marketplace.

El hecho de vender en un lugar conocido como eBay, Amazon, Dawanda o Uniccos implica una mayor seguridad por parte del usuario. Hay clientes que suelen comprar siempre los discos y libros en Amazon, pero realmente, cada vez están comprándolos a un vendedor diferente. El usuario o comprador suele tener una relación de confianza con el portal, no con el vendedor y esto es uno de los inconvenientes más importantes con los que nos podemos encontrar si elegimos vender nuestros productos online a través de un mercado. Es mucho más difícil desarrollar una relación de confianza con nuestros posibles clientes debido a la falta de personalización de las tiendas. Es probable que el comprador se olvide de ti. Es cierto que, una vez se ha realizado la compra, puedes realizar acciones para facilitarle al comprador que recuerde tu marca, como entregar la mercancía envuelta en un sugerente packaging o enviar un detalle adicional a tu cliente, pero por lo general, es el portal quien fideliza al cliente con tu compra y no tu empresa.

Por el contrario, no deberás invertir grandes cantidades en posicionar la tienda en internet. Tendrás que utilizar de forma adecuada las categorías y keywords dentro del mercado online y a partir de ahí, es importante que sepas que las fotografías influirán mucho en la decisión de compra, que debes realizar acciones paralelas para promocionarte y que puedes impulsar tus ventas a través de las redes sociales

img-como-hacer-una-tienda-online-asesoria

Entonces,

¿Qué es mejor, vender en mi propia tienda digital o en el mercado online?

La respuesta dependerá de nosotros mismos, del presupuesto del que dispongamos para invertir en publicidad o en desarrollar la página web, de cuáles sean nuestras necesidades, de si tenemos un margen de beneficio alto o si por el contrario la comisión de la plataforma nos resulta excesiva para nuestros productos… Es una decisión que deberemos reflexionar teniendo en cuenta tres factores importantes:

  1. La mayoría de las plataformas no te cobra por poner un anuncio, únicamente te cobra una comisión por el producto que has vendido, por lo que sólo pagarás si realmente vendes. ¿Por qué no probar?

  1. La mayoría de las tiendas no te piden exclusividad, por lo que puedes decidirte por una plataforma y a la vez crear tu propia tienda online que poco a poco irás posicionando a través de la publicidad en google y la promoción en las redes sociales. Es decir, podrás combinar las dos estrategias hasta que tu tienda online funcione por sí misma o mantenerte en esa situación para siempre.

  1. Como en cualquier tienda física, es obligado cobrar el IVA a los clientes para ingresárselo a Hacienda, vendas a usuarios de España o de forma internacional.

     

Recuerda, el hecho de que un e-marketplace no te pida ciertos documentos para comprobar que estás vendiendo de forma legal no significa que no debas tenerlos. Darte de alta como autónomo, ingresar el IVA correspondiente y presentar las declaraciones de IRPF son exigencias que tendrás que tener en cuenta antes de iniciarte en la venta online.


Si necesitas asesoría fiscal para empezar tu tienda online, consulta con nosotros a través de
info@ramon-asociados.com o en nuestra página web

fondo blog asesoria fiscal valencia ramon asociados